Congreso SECOIR Alicante 2014 – Comunicaciones en Panel

RESULTADO REFRACTIVO DE LA BIOMETRÍA DE COHERENCIA ÓPTICA VERSUS ULTRASÓNICA
Almeida R1, Guilherme-Monteiro J2, Calvão-Santos G3, Leitão R1, Conceição Manso M4, Salgado-Borges J2.
1Centro Hospitalar de Entre o Douro e Vouga, Santa Maria da Feira, Portugal, 2Hospital Escola, Universidade Fernando Pessoa, Gondomar, Portugal, 3Hospital de Braga, Braga, Portugal, 4Faculdade de Ciências da Saúde, Universidade Fernando Pessoa, Porto, Portugal.

OBJETIVOS

El resultado refractivo de la cirugía de cataratas es cada vez más importante, tanto para el paciente como para el cirujano. Esto depende fundamentalmente de la exactitud de la medición de la longitud axial, de la queratometría y de la profundidad de cámara anterior; de la fórmula utilizada para calcular la potencia de la lente intraocular (LIO) y de la calidad de la propia lente intraocular. El objetivo de esto trabajo fue comparar la biometría de coherencia óptica con el ultrasonido de aplanación, con respecto al cálculo de la LIO y al resultado refractivo en el postoperatorio de cataratas.

MÉTODOS

Estudio prospectivo aleatorizado con 109 pacientes programados para cirugía de cataratas. En estos se realizo biometría de ultrasonido (US) con OcuScan Rx-P® y biometría de coherencia óptica (OPT) con Lenstar LS 900®. Fueron incluidos en el estudio sólo aquellos que hicieron facoemulsificación de cataratas con implante de LIO Tecnis® (Acrylic IOL ZA9003) en la bolsa capsular, sin complicaciones. Fue utilizada la fórmula SRK/T para el cálculo de la LIO en todos los pacientes. Se comparó la diferencia entre el resultado refractivo previsto y obtenido.

RESULTADOS

Se incluyeron en el estudio 72 ojos de 54 pacientes que se sometieron a cirugía de cataratas entre Julio de 2012 y Junio de 2013. Aleatoriamente divididos en dos grupos, 36 ojos coloraran una LIO calculada con base en la biometría de ultrasonido (grupo I) y 36 ojos sobre la base de la biometría OPT (grupo II). La edad media de los pacientes en el grupo I fue de 73,2 ± 8,1 años y en el grupo II el 72,6 ± 8,8 años de edad. El error medio absoluto (diferencia entre predicho y obtenido) en el grupo I fue de 0,67 ± 0,4 D (variando de 0,05 D a 1,5 D) y en el grupo II de 0,45 ± 0.39D (variando de 0.01D hasta 1.56D). En el 75% de los ojos en el grupo I y en el 91,7% del grupo II se obtuvo un resultado de refracción hasta 1D del predicho.

CONCLUSIONES

La tendencia a intervenir quirúrgicamente en pacientes más jóvenes, con menos déficit visual y con más expectativas y demandas también implica una mayor atención y esfuerzo en la obtención de un resultado refractivo óptimo. Para obtener el resultado deseado, el cálculo preciso de la potencia de la LIO es crítico. Por lo tanto, la biometría de coherencia óptica es una mejor herramienta que se puede utilizar con la misma confianza con la que se utiliza actualmente el ultrasonido.

FINANCIACIÓN

Nada que declarar.

 

CASO CLÍNICO: REPARACIÓN DE IRIDODIÁLISIS Y CATARATA TRAUMÁTICAS.
Álvarez Pineda C, Pérez Moreda F.
Hospital General de Alicante, Alicante.

INTRODUCCIÓN

La reparación de las iridodiálisis suele hacerse con cámara anterior cerrada. Presentamos un caso que nos obligó a realizar una técnica abierta.

CASO CLÍNICO

Paciente 30 años de edad enviado por primera vez a Oftalmología 8 meses después de haber sufrido un TCE severo por accidente de motocicleta, y tras ser intervenido y dado de alta por Neurocirugía y Cirugía Maxilofacial.

Oftalmoestatometría:

Enoftalmos leve OD sin limitación de los movimientos oculares. Alteración anatómica de la hemicara derecha por la cicatrización de fracturas orbitarias y de tejidos blandos..
AV no corregida: OD: 0,1

OI: 0,5
Refracción: OD: esf -2 AV= 0,15

OI esf -2 AV= 1,0 BMC: Foto No 1

Cornea clara y transparente.
Iridodiálisis de las 7 a las 11 del reloj, con pupila deformada, sinequias de toda la zona desprendida a la cápsula anterior del cristalino. Catarata subcapsular traumática. Zónula correcta.
PIO: OD:13mmHg

OI:16mmHg
Se realiza corrección quirúrgica de Iridodiálisis mediante técnica con cámara abierta, debido al tamaño del defecto y la extensa área de sinequias:

– Anestesia retrobulbar.
– Peritomía limbar 180o temporal.
– Incisión esclerocorneal 160o.
– Liberación de sinequias con viscoelástico y manipulación con la cánula del viscoelástico.
– Suturas con prolene 10/0 de Iris a ángulo con puntos en U anudados bajo 2 colgajos esclerales de base periférica. – Sutura corneoescleral con puntos separados de nylon 10/0, algunos incluyendo a los colgajos esclerales.

Resultado Foto No 2, en la que se aprecia la catarata subcapsular y cortical anterior.
Seis meses después se realiza FACO + LIO CP (Foto No 3 en midriasis farmacológica y No 4 resultado final). La AV corregida del OD llega a 0,4.
La OCT de mácula OD muestra una maculopatía traumática que explica que la AV corregida no supere 0,4:

– Disrupción de las capas externas de los fotorreceptores IS/OS.

– Atrofia a nivel foveal secundaria a posible edema de berlin resuelto. (Ver foto No5 y No 6).

DISCUSIÓN

Aunque las iridodiálisis traumáticas suelen repararse con suturas transcorneales con cámara anterior cerrada, en este caso la amplia zona de sinequia posterior y la gran extensión de la iridodiálisis nos hicieron decidir por realizar la corrección en dos tiempos, el primero de ellos con cámara abierta.
En los paciente con iridodiálisis traumática, pueden asociarse otras lesiones oculares, en este caso la maculopatía propia del fuerte traumatismo contuso y la catarata traumática.

 

CIRUGÍA DE CATARATA ASISTIDA POR LÁSER DE FEMTOSEGUNDO SUB 1MM ¿MEJORA EL RECUENTO ENDOTELIAL FRENTE A LA FACOEMULSIFICACIÓN CONVENCIONAL?
Fernández Pérez J1, Valero Marcos A1, Jiménez Velázquez JA1, Martínez Peña FJ1, Pérez Morales MJ2.
1Q Vision, Almería, 2Complejo Hospitalario Torrecardenas, Almería.

INTRODUCCIÓN

Los últimos avances en la cirugía de cataratas asistida con láser de femtosegundo, exige la evaluación y comparación con las técnicas tradicionales.
Se propone comparar la pérdida de células endoteliales corneales durante la extracción de la catarata con implante de lente intraocular con dos técnicas diferentes: tras cirugía de catarata asistida con láser de femtosegundo mediante microincisión sub 1 milímetro y facoemulsificación convencional.

MÉTODO

Estudio prospectivo y aleatorizado, incluyendo en cada grupo, 20 ojos de 16 pacientes con una edad media de 70,52 ± 10,45 años (rango 40-85 años), se sometió a una cirugía de cataratas asistida por láser femtosegundo (Victus – Technolas/ Bausch & Lomb) (grupo femtoláser) o facoemulsificación convencional (grupo faco). Los pacientes fueron evaluados antes de la cirugía con el sistema de clasificación de opacidades de cristalino III (LOCS III). La densidad de células endoteliales se midió por microscopio especular sin contacto antes de la cirugía y 1 mes después de la operación. La pérdida de células endoteliales se calculó de la siguiente manera: La pérdida de células endoteliales (%) = (contaje pre- operatorio – contaje post-operatorio) × 100 / recuento pre-operatorio.

RESULTADOS

Las variaciones entre los parámetros pre- y post-operatorios no mostraron diferencias estadísticamente significativas entre los dos procedimientos quirúrgicos ( p> 0,05 ).

CONCLUSIONES

La cirugía de cataratas asistida por láser de femtosegundo es una técnica eficaz y segura que ofrece una excelente alternativa para la cirugía de cataratas, con una incisión más pequeña menos de 1 mm y los resultados postoperatorios comparable a la técnica estándar. La cirugía de cataratas asistida con láser femtosegundo causa menos inflamación corneal en el período postoperatorio temprano y puede causar menos trauma a las células endoteliales de la córnea que la facoemulsificación manual. Se necesitan estudios prospectivos con mayor número de pacientes y seguimientos más prolongados para establecer si realmente hay diferencias estadísticamente significativas y clínicamente relevantes entre ambas técnicas.

 

HALLAZGO Y ASPIRACIÓN QUIRÚRGICA DE POMADA INTRACAMERAL 5 AÑOS DESPUÉS DE FACOEMULSIFICACIÓN SIN INCIDENCIAS
Gálvez Carvajal S, Muñoz Morales A, Ramírez López FJ, Contreras Díaz M, Del Trigo Zamora JR.
Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla.

OBJETIVOS

La facoemulsificación al igual que la continua disminución en el tamaño de las incisiones han ido evolucionando a lo largo de los últimos 50 años. Actualmente con la micro incisión se ha conseguido minimizar las complicaciones debido a un mal cierre de la incisión. El uso de antibioterapia tras la cirugía tanto en colirio como en pomada es un uso ampliamente extendido para la prevención de endoftalmitis.

Presentamos el caso de un hallazgo de pomada oftálmica intracameral 5 años tras la cirugía de cataratas con facoemulsificación sin incidencias.

MÉTODOS

Varón de 64 años derivado a nuestras consultas por disminución de la visión y presencia de cuerpo extraño en cámara anterior (CA) del OD. Como antecedentes de interés el paciente fue intervenido de cirugía de cataratas del OD en 2008, sólo acudió a la primera revisión postoperatoria donde presentaba ligero edema corneal sin otros hallazgos de interés.
A la exploración su AV en el OD es de 0,2 que no mejora y en OI 0,3 que mejora a 0,4. Autorrefractometría OD +1,50 (-1,50 a 50o). A la biomicroscopia OD se observa hiperemia conjuntival, inyección ciliar leve, córnea transparente, pseudofaquia correcta y en CA observamos una estructura redondeada superior, de aspecto oleoso y de color blanco anacarado. La PIO es de 17 mmHg en ambos ojos. A la funduscopia del OD presenta edema macular que se confirma con tomografía óptica de coherencia asociado a desprendimiento del neuroepitelio.

Ante el hallazgo de esa estructura redondeada en CA realizamos el diagnóstico diferencial con quiste iridano, pero lo descartamos porque vemos que es móvil. Con resto de núcleo cristaliniano, pero vemos que flota en CA al movilizar la cabeza del paciente en la lámpara de hendidura. Y con otras entidades raras, como quiste por cisticercosis, pero no concuerda el estado general y la historia clínica del paciente.

RESULTADOS

En quirófano, procedemos a la extracción de ese material oleoso que se encuentra en CA. Al estar el paciente en decúbito supino, observamos como se moviliza con los movimientos oculares. Realizamos una incisión temporal con cuchillete de 15o e introducimos viscoelástico cohesivo, a continuación con una cánula aspiramos esa gota de pomada que flota en CA. Posteriormente con la pieza de mano de irrigación-aspiración eliminamos el viscoelástico y realizamos un lavado de la CA con BSS. Finalmente procedemos al cierre de las incisiones corneales mediante hidratación estromal y profilaxis antibiótica con cefuroxima intracameral. Esta técnica quirúrgica de extracción de pomada antibiótica descrita aquí, es mínimamente traumática, permitiendo la extracción completa y evitando la dispersión de su contenido.

El paciente refiere que ha dejado de ver halos alrededor de las luces, sin embargo su AV aún no ha mejorado a causa del edema macular.

CONCLUSIONES

La entrada de pomada oftálmica en el interior de la CA tras cirugía del segmento anterior es un hallazgo poco frecuente, pero que debemos de tener en cuenta en nuestros pacientes, ya que hay casos descritos en la literatura.
La importancia de realizar adecuadamente las incisiones, para que proporcionen seguridad en el cierre y sean preferentemente autosellables, así como la correcta información a los pacientes tras la cirugía para que eviten la tendencia en el postoperatorio de frotarse los ojos y apretar los párpados… y la mejora en este tipo de complicaciones gracias a la micro incisión cada vez más extendida son algunos de los factores más importantes.

 

NUEVA TÉCNICA QUIRÚRGICA PARA EL MANEJO, RECOLOCACIÓN Y SUTURA DE LA LUXACIÓN DEL COMPLEJO SACULAR-LIO
González Del Valle F1, Fidalgo Broncano Á1, Celis Sánchez J1, Álvarez Portela M2, Núñez Sánchez A1, Domínguez Fernández MJ1, Arias Palomero A1, Infantes Molina E1, Zarco Tejada JM1, López Mondéjar E1.
1Hospital Gral. La Mancha-Centro, Alcázar de San Juan, 2Complejo Hospitalario Universitario A Coruña, A Coruña.

OBJETIVO

Se propone un nuevo método para manejar y recolocar quirúrgicamente el complejo sacular–lente intraocular (LIO) luxado.

MÉTODOS

Estudio descriptivo prospectivo (21,1 meses de seguimiento) de 9 pacientes (65,2 años de media, 8 varones/1 mujer) operados previamente de catarata (7,8 años de media) con luxación del complejo sacular-LIO. La agudeza visual preoperatoria media era 0,26. Se reflota la pseudofaquia luxada y se realizan dos orificios en las cápsulas diametralmente opuestos entre sí. Mediante 2 pinzas desechables para pelado de MLI se anuda una lazada tipo nudo vaca (cow hitch) en los orificios practicados y se recoloca el saco y la LIO en su lugar anatómico. Todas las maniobras se realizan intraocularmente asistidos por una vitrectomía pars plana por microesclerotomías (6 casos 23G y 3 casos 25G).

RESULTADOS

Se consiguió recolocar en su lugar anatómico y en todos los casos el complejo saco capsular-LIO. La agudeza visual postoperatoria mejoró a 0,53.

CONCLUSIONES

Este nuevo método quirúrgico permite manipular, recolocar y suturar en su posición anatómica el complejo sacular-LIO sin necesidad de eliminar los restos capsulares ni de extraer la lente intraocular. La recolocación de todo el complejo sacular-LIO recompartimentaliza el globo ocular minimizando la oftalmodonesis y permitiendo una recuperación muy precoz de la función visual.

 

ARTIFLEX TORIC EN LA CORRECCIÓN DEL MACROASTIGNATISMO EN PSEUDOFACOS
Huerva Escanilla V1, Canto Rivera LM2.
1Hospital Universitario Arnau de Vilanoa, Lleida, 2Hospital de Santa María, Lleida.

OBJETIVO

Demostrar la utilidad de la lente artiflex tórica en la corrección de astigmatismos elevados en pacientes pseudofacos.

MÉTODOS

Implante de lente de fijación iridiana flexible (Artiflex toric 0o -5 -1,50) el eje de 90oen ojo derecho de un varón pseudofaco de 79 años que presentaba una refracción de 90o -6 -1,25 con una agudeza visual corregida de 0,7 en ojo derecho. En ojo izquierdo su refracción era de 95o -1,25 y agudeza visual de 0,9. En el ojo derecho presentaba una dialisis iridiana que fue suturada en el mismo acto.

RESULTADOS

El resultado refractivo fue de 100o -1 con una agudeza visual de 0,7. Complicaciones secundarias al implante no fueron observadas.

CONCLUSIONES

Los modelos de lentes fáquicas para corregir altos astigmatismos pueden utilizarse también en pseudofacos. Los modelos flexibles son los deseables para modificar mínimamente el astigmatismo preexistente.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

 

UTILIDAD DE LA LENTE ARTISAN MIOPÍA PARA LA CORRECCIÓN DE LA AFAQUIA EN CASOS DE DISLOCACIÓN TARDÍA DEL COMPLEJO SACO CAPSULAR – LENTE INTRAOCULAR USANDO LA FÓRMULA SRK/T2
Huerva Escanilla V1, Canto Rivera LM2.
1Hospital Universitario Arnau de Vilanova, Lleida, 2Hospital de Santa María, Lleida.

OBJETIVO

Demostrar la utilidad de la lente Arisan – miopía en casos de luxación tardía del complejo saco capsular-lente intraocular (LIO) donde no se disponen potencias del modelo Artisan afaquia.

MÉTODOS

Mujer de 75 años de edad con antecedentes de miopía alta y la cirugía de catarata bilateral que presentó dislocación tardía del complejo saco capsular-LIO en el ojo izquierdo. Se le propuso extracción del complejo luxado y un modelo de LIO de fijación iridinana para corregir su afaquia. Sin embargo, la potencia más baja para esta lente era de +2 D. La solución a este problema fue la implantación de una lente Artisan (-3 D) para la corrección de la miopía, que tiene una constane A estimada de 103,8 para las lentes de potencia negativa usando la formula SRK / T2.

RESULTADOS

Tres meses después la refracción fue de +0,75 – 1,25 x 100o (equivalente esférico 0.125 D) y la agudeza visual corregida (CDVA) fue de 20/100 (Snellen).

CONCLUSIONES

Los modelos de LIO de fijacion iridiana para la corrección de la miopía pueden usare también en casos de subluxación del complejo saco capsular-IOL en pacientes con alta miopía, donde el modelo de afaquia no ofrece lentes con potencias negativas. El resultado del procedimiento puede ser más predecible usando la fórmula SRK/T2.

 

EVALUACIÓN DE LA PRESIÓN INTRAOCULAR EN TIEMPO REAL DURANTE LA CIRUGÍA DE CATARATAS CON LÁSER FEMTOSEGUNDO EN OJOS DE CADÁVER ENUCLEADOS
Ibarz Barberá M1, Rodríguez Prats JL1, Tañá Rivero P1, Lillo N1, Bolívar De Miguel G2.
1Oftalvist, Madrid, 2Hospital de Alcalá de Henares, Madrid.

OBJETIVOS

Evaluar los posibles cambios en la presión intraocular en tiempo real durante la cirugía de cataratas realizada en ojos de cadáver con una plataforma laser femtosegundo con una interfaz óptica de líquido, la cual no precisa de aplanamiento corneal.

MÉTODOS

Se usaron seis ojos fáquicos de cadáver humano para realizar la cirugía de cataratas en la Clínica Oftalvist del Hospital Moncloa (Madrid, España), enucleados 72 horas antes de la intervención. Inmediatamente después de la enucleación, se instilaron varias gotas de tropicamida y fenilefrina para conseguir suficiente dilatación pupilar. Se verificó que los ojos donados fueran aptos para el estudio mediante un examen con lámpara de hendidura, evaluando que no existieran opacidades corneales. A continuación, se retiró el epitelio corneal y se aplicó glicerina tópica para aumentar la transparencia corneal. Para la cirugía se utilizó una plataforma de laser femtosegundo con un sistema de interfaz óptica líquida. Todas las cirugías fueron realizadas por el mismo cirujano y en el mismo día.

Para monitorizar la presión intraocular (PIO) se utilizó un transductor de presión sanguínea introducido en el interior de la cámara anterior con una palomilla de perfusión 27G insertada por detrás a 3 mm del limbo esclerocorneal. Se evaluó la PIO en diversos momentos del procedimiento: antes de la succión (PIO basal), después de la succión, durante el procedimiento de capsulorrexis y después de la capsulorrexis, con succión y sin succión. Se registró la PIO cada 5 segundos durante todo el proceso. Además, se registró el tiempo de capsulorrexis y de fragmentación del cristalino.

RESULTADOS

La capsulorrexis y fragmentación del cristalino se completó con éxito en 2 de los 6 ojos utilizados. Las mayores limitaciones para completar con éxito el procedimiento fueron la falta de trasparencia en algunos casos y el diámetro pupilar en otros. El tiempo total del procedimiento con el láser femtosegundo fue de 90,83 ± 20,83 segundos, con un rango entre 60 y 115 segundos. LA PIO basal, antes de la succión, fue de 9,16 ± 5,30 mm Hg aumentando hasta 39,66 ± 13,50 mm Hg después de la succión (p < 0,001). La PIO se mantuvo constante durante toda la capsulorrexis (p = 0,976; RM-ANOVA), sin que se detectara un aumento de la PIO respecto a la registrada después de la succión. Inmediatamente antes de retirar el anillo de succión, la PIO obtenida fue 33,55 ± 14,54 mm Hg. Una vez retirada la succión, la PIO disminuyó hasta valores inferiores a los basales, si bien no hubo diferencias estadísticamente significativas entre ambos valores (p = 0,097).

CONCLUSIONES

Los resultados de este estudio indican que el aumento de la PIO durante la cirugía de cataratas con una plataforma femtosegundo con interfaz óptica liquida es consecuencia del uso del anillo de succión y no debido al uso del láser durante el procedimiento quirúrgico.

FINANCIACIÓN

Ninguno de los autores tiene interés financiero ni comercial ni ha recibido remuneración por parte de ninguna compañía mencionada en el estudio.

 

EFECTO DE LA TRIFOCALIDAD EN LA EVALUACIÓN DEL POLO POSTERIOR CON OCT
Isla Paradelo L1, Donate López C1, Ruiz Alcocer J2, Sánchez Tena MÁ2.
1Servicio de Oftalmología. Clínica La Luz. AMQ Oftalmos SLP, Madrid, 2Departamento de Óptica y Optometría. Universidad Europea de Madrid, Madrid.

OBJETIVOS

Determinar si la división de la luz en tres focos producida por una lente intraocular (LIO) trifocal podría variar los resultados del grosor macular y de la capa de fibras nerviosas evaluados con OCT.

MÉTODOS

18 ojos de 18 pacientes, 13 mujeres y 5 hombres, con una edad media de 63.71 ± 4.58 años, una refracción media de -1,04 ± 3,49 D y una adición media de 2,4 ± 0,37 D fueron sometidos a cirugía de cataratas con implante de LIO trifocal AT LISA tri 839 MP. De forma previa y 1 mes después de la cirugía de cataratas se realizaron medidas con el OCT Spectralis (Spectralis® SD-OCT, Heidelberg Engineering, Heidelberg, Germany) para la evaluación del espesor de la capa de fibras nerviosas del nervio óptico en 6 cuadrantes diferentes, el espesor macular en el área central y en 8 cuadrantes de las zonas adyacentes, el volumen macular y la calidad de la señal de la imagen.

RESULTADOS

El volumen macular medio fue de 7.69 ± 1.48 mm3 y 8.74 ± 0.48 mm3 antes de la cirugía y después de la implantación de la lente a estudio, respectivamente (P=0.063). Al analizar el espesor macular se observaron diferencias estadísticas en los cuadrantes exterior-superior y exterior-temporal (P= 0.01 y P= 0.04 respectivamente). Las áreas temporal y temporal inferior de la capa de fibras mostraron un aumento al compararlas con el espesor previo a la cirugía (P= 0.01, P= 0.02). No se observaron mejorías en la señal de la imagen al evaluar el área macular (P = 0.27), sin embargo la calidad de la imagen al analizar la capa de fibras nerviosas mejoró significativamente tras la cirugía de cataratas (P= 0.013).

CONCLUSIONES

Los resultados de este estudio sugieren que los datos obtenidos con el OCT Spectralis en pacientes con LIO trifocal AT LISA tri 839 MP podrían verse alterados tras la implantación de la misma.

FINANCIACIÓN

Los autores del estudio no tienen ningún interés comercial, ni ningún acuerdo de financiación con ninguna de las casas comerciales mencionadas.

 

RESULTADOS EN LA FACOEMULSIFICACIÓN CON FEMTOSEGUNDO EN FUNCIÓN DE LA UTILIZACIÓN O NO DE VISCOELÁSTICO
López Caballero C, Álvarez De Rementería L, Hurtado J, Moreno, F Blanco Torcal B.
Clínica Rementería, Madrid.

OBJETIVO

Comparación de los resultados postquirúrgicos en pacientes intervenidos de catarata con femtosegundo según si se utilizó o no viscoelástico en la etapa de inyección de la lente. El objetivo es estudiar las diferencias en tres parámetros: agudeza visual (AV), recuento endotelial y paquimetría.

MÉTODOS

Se incluyeron pacientes consecutivos intervenidos de catarata asistida por láser de femtosegundo. Se excluyeron aquellos pacientes con cualquier patología que pudiera afectar a la AV excepto la catarata. El uso o no de viscoelástico durante la cirugía fue aleatorio.
Se midió la AV, recuento endotelial y paquimetría en ápex corneal antes de la cirugía, al día siguiente, semana y mes postquirúrgicos.

RESULTADOS

Se incluyeron 98 pacientes en los que no se usó viscoelástico en ningún momento de la cirugía y 52 pacientes en los que sólo se empleó viscoelástico en la inyección de la lente intraocular.
La AV del grupo en el que no se usó viscoelástico fue muy similar a la del grupo en el que sí se empleó, tanto la AV prequirúrgica (0,30 vs 0,32), al día siguiente (0,41 en ambos grupos), a la semana (0,54 vs 0,51) y al mes (0,53 en ambos grupos).

En el caso del recuento endotelial sí hubo diferencias aunque no estadísticamente significativas. La diferencia media entre antes y después de la cirugía del grupo sin viscoelástico fue de 119 células menos a la semana y 96 al mes, frente a 236 a la semana y 342 al mes en el caso de usar viscoelástico.
La forma de evaluar el edema endotelial fue el cambio en el valor de la paquimetría en ápex. A la semana había más edema en los pacientes que no se usó viscoelástico. Sin embargo, al mes el grosor corneal en apex medio aumenta en unas 60 micras en aquellos pacientes en los que sí se utilizó viscoelástico.

CONCLUSIONES

El uso o no de viscoelástico durante al introducción de la lente intraocular en aquellos pacientes intervenidos de catarata con femtosegundo no afecta a la AV postquirúgica. Pero no usar viscoelástico puede disminuir la pérdida de células endoteliales y consecuentemente presentar menor variación en el grosor corneal al mes de la cirugía que en aquellos casos que sí se utiliza viscoelástico.

 

GLAUCOMA FACOLÍTICO VS. ENDOFTALMITIS EN PACIENTE CON ANTECEDENTE DE COUCHING PARA CATARATA Y PORTADOR DE TUBO DE DRENAJE PARA GLAUCOMA
Pallas C1, Pallas H2.
1IMO, Instituto de Microcirug, Barcelona, 2Hospital San Pedro de Log, Logroño (La Rioja).

OBJETIVOS

Elaborar un protocolo diagnóstico y terapéutico rápido y eficaz frente a la sospecha de endoftalmitis en pacientes intervenidos de catarata y al mismo tiempo portadores de tubo de drenaje para glaucoma.

MATERIAL Y MÉTODOS

Caso clínico. Paciente etíope inmunocompetente con antecedente de COUCHING como técnica para cirugía de sus cataratas en su país de origen y de implante de tubo de drenaje para glaucoma en su ojo izquierdo años más tarde en Europa acude de urgencias por dolor, ojo rojo, pérdida de visión e intensa reacción en cámara anterior en ese ojo de días de evolución. A la exploración, ni el tubo ni el reservorio del implante se ven expuestos. Nuestras dos preguntas más inmediatas son: 1. Estamos ante un cuadro agudo de uveítis o debemos sospechar que se trata de una endoftalmitis aguda? 2. Urge retirar el tubo de drenaje por el riesgo que supondría mantenerlo dentro del ojo en caso de confirmarse que estamos ante un episodio agudo de endoftalmitis?

RESULTADOS

Protocolizar el diagnóstico diferencial de endoftalmitis en pacientes portadores de tubo de drenaje para glaucoma y con antecedente de cirugía de catarata.

CONCLUSIONES

Distinguir si estamos ante un cuadro inflamatorio o infeccioso es de importancia vital en pacientes con antecedente de cirugía intraocular. Nuestra actitud será diferente y por tanto el pronóstico visual del paciente dependerá de nuestra habilidad en el manejo de la situación.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

 

CICLODIALISIS POSTRAUMÁTICA CON CAMBIOS REFRACTIVOS Y DE PROFUNDIDAD DE CÁMARA ANTERIOR QUE OBLIGAN A RESOLUCIÓN QUIRÚRGICA
Ramón Cano ML, Pérez Cambrodi RJ, Ruiz Fortes J, Piñero Llorens DP, Blanes Mompó FJ.
Oftalmar Hospital Internacional Medimar, Alicante.

INTRODUCCIÓN

El desprendimiento del cuerpo ciliar postraumático o ciclo diálisis es una patología poco frecuente, que condiciona, si es extensa una facodonesis marcada y cambios refractivos acusados, pudiendo, como en este caso complicarse con un cierre angular o bloqueo ciliar en fases iniciales y condicionando a medio plazo, si no recibe tratamiento adecuado, una hipotonía ocular que condicione la función ocular.

CASO CLÍNICO

Paciente de 63 años con refracción previa en su ojo izquierdo de +2.5 en visión lejana y agudeza visual previa de 1.0, que acude de urgencia tras traumatismo contuso con pelota de tenis en dicho ojo, refiriendo visión borrosa con sus gafas y mejor sin ellas. A la exploración se aprecia un desplazamiento del eje irido cristaliniano anterior, causante de la miopización, y que condicionaba un cierre angular parcial, con presiones algo elevadas, 26 mmHg.

Se pauto tratamiento médico, sometiéndose a sucesivas visitas en las que se alternaban episodios de cámara anterior estrecha, con desplazamiento anterior iridocristaliniano, con la consiguiente miopización, y otras con cámara anterior muy profunda e hipermetropización marcada. Las variaciones de graduación fueron desde -3 a +3.5 dioptrías.
En los episodios de desplazamiento anterior, se produjo algún pico tensional por cierre angular que obligo a realizar iridotomías con laser yag para su control.

La resolución completa del caso se consigue con cirugía de facoemulsificación con fijación de saco a sulcus mediante sutura, dada su excesiva movilidad, asociada a una vitrectomía central con criocoagulación de cuatro cuadrantes e inyección de gas seguido de posición en supino para aplicar el cuerpo ciliar.
El resultado fue de lio estable con refracción estable y visión de 0.9, con presión controlada.

CONCLUSIÓN

La ciclodialis postraumática extensa es una complicación a tener en cuenta ante variaciones de profundidad de cámara anterior con alteraciones refractivas postraumáticas, que debe ser resuelta quirúrgicamente.

 

LENTE INTRAOCULAR INTRAESTROMAL DURANTE CIRUGÍA DE CATARATA
Henares Fernández I, Sáenz Madrazo N, Adrados Calleja R, Grijalvo López A.
Hospital Universitario de Basurto, Bilbao.

INTRODUCCIÓN

Se realizó cirugía de catarata mediante facoemulsificación en el ojo derecho de una mujer de 67 años. Durante la implantación de la lente intraocular (LIO) se observó su avance a nivel intracorneal. Cómo pudo suceder y cómo fue resuelto.

MÉTODOS

Un experimentado cirujano realizó una cirugía de catarata con facoemulsificación sin incidentes. Cuando la LIO fue introducida, cargada en el cartucho con el bisel hacia abajo, se observó que estaba siendo colocada a nivel intraestromal, llegando a avanzar aproximadamente unos 7 mm sobre el limbo corneal proximal. Ante la imposibilidad de retirar la lente, se decidió empujarla hasta colocarla dentro del saco en detrimento de la ruptura de las capas internas de la córnea. Días después, fue programada y realizada una DSAEK para reponer la membrana de Descemet y el endotelio corneal.

RESULTADOS

Tras 5 meses de seguimiento, la córnea donante está perfectamente adaptada en su ojo derecho y la agudeza visual es mejor que la presentada de forma preoperatoria.

CONCLUSIONES

La disección corneal iatrogénica, durante el implante de LIO, es una atípica e infrecuente complicación de cirugía de catarata. Se realizó una DSAEK con resultados postoperatorios satisfactorios, aunque es necesario un postoperatorio más largo para evaluar los resultados definitivos.

FINANCIACIÓN

El autor/coautores declaran no tener ningún interés comercial.

ATRÓFIA PROGRESIVA DE IRIS. CORRELACIÓN ANATOMOCLÍNICA Y MANEJO QUIRÚRGICO DEL GLAUCOMA ASOCIADO
Acebes Verdugo JF.
Cínica Baviera, Logroño.

OBJETIVO

Describir las claves para el diagnóstico el procedimiento quirúrgico y el manejo del glaucoma en el síndrome iridocorneoendotelial describiendo la relación anatomoclínica en un caso de atrofia progresiva de iris.

MÉTODO

Caso clínico de una paciente de 34 años que consulta por notar una irregularidad pupilar monocular sin otros síntomas asociados. Observamos corectopia, pseudoectropion uveal, sinequias periféricas anteriores tracción iridiana y agujeros por estiramiento, alteraciones cuali y cuantitativas endoteliales y PIO de 34. Disco óptico normal. Con el diagnóstico de Atrofia Progresiva de Iris y Glaucoma asociado y el fracaso del tratamiento médico se realiza trabeculectomía y revisión minuciosa de la ampolla de filtración diaria con masaje manual para mantener el flujo de acuoso.

RESULTADOS

Se consiguen presiones inferiores a 18 a lo largo de un año de seguimiento con empeoramiento del cuadro iridocorneal pero sin cambios en el fondo de ojo.

CONCLUSIONES

Destacar el conocimiento de las claves para el diagnóstico de esta variante del síndrome iridocorneoendotelial, el desarrollo de glaucoma secundario, y de difícil control, hasta en el 50% de los casos cuya patogenia más aceptada es la teoría de la membrana celular. Realizar el diagnóstico diferencial con otras alteraciones endoteliales, iridianas, ectropion uveal y nodulares de iris y la elección del tratamiento quirúrgico y el control postoperatorio riguroso que es clave para la supervivencia del mismo evitando el uso de otros métodos más agresivos (válvulas, ciclodestructivos o antimetabolitos).

 

OPACIDAD CORNEAL EN FORMA DE ANILLO – A PROPÓSITO DE UN CASO
Almeida R, Ruão M, Almeida I, Rodrigues FD, Costa-Ferreira C, Chibante-Pedro J.
Centro Hospitalar de Entre o Douro e Vouga, Santa Maria da Feira, Portugal.

OBJETIVOS

Describir una opacidad corneal en forma de anillo que no se asemeja a ninguna conocida degeneración corneal, distrofia o otro trastorno, y que se produce sin ninguna enfermedad ocular o sistémica asociada.

MÉTODOS

Descripción de caso clínico.

RESULTADOS

Los autores describen la historia clínica y el examen ocular de un hombre de 80 anos de edad, asintomático, con una opacidad corneal en forma de anillo, bilateral y simétrica, de localización endotelial en la media periferia. El estroma de la córnea circundante era claro, y la película lagrimal, el epitelio y su membrana basal, la membrana de Descemet y el endotelio fueron normales. Esta rara anomalía corneal fue descubierta por casualidad y su etiología es desconocida.

CONCLUSIONES

Se informa de una inusual anormalidad corneal bilateral. Estos anillos pueden ser consecuencia de depósitos de origen desconocido o posiblemente una rara distrofia corneal.

FINANCIACIÓN

Nada que declarar.

 

CASO EXCEPCIONAL DE QUERATOPATÍA SARAMPIONOSA EN ADULTO JOVEN
Alzamora Rodríguez A, Piñero Llorens DP.
Hospital Internacional Medimar. Oftalmar, Departamento de Oftalmología, Alicante.

OBJETIVO

El sarampión es una enfermedad viral aguda altamente contagiosa de duración limitada y erróneamente considerada como benigna, producida por un solo tipo de Paramyxoviridae, el morbillivirus. Se inicia típicamente con fiebre y conjuntivitis, seguido de un exantema máculopapuloso difuso. La enfermedad es más grave en lactantes y en adultos, por complicaciones propias de la replicación viral o de la sobreinfección bacteriana (otitis, bronconeumonía, crup, diarrea y encefalitis. La afectación corneal es rara. El objetivo es presentar un caso excepcional de queratopatía sarampionosa en adulto joven, mostrando cómo se llegar al diagnóstico y el manejo del mismo.

MÉTODOS
Presentamos el caso de un varón de 28 años que acude a nuestro servicio de urgencias oftalmológicas por disminución AV y molestias oculares. La semana previa había sido diagnosticado de sarampión por los hallazgos clínicos y serológicos que presentaba el paciente. Remarcamos la excepcionalidad de este caso de afectación corneal por el virus del sarampión, con infiltrados subepiteliales, ya que en la literatura médica sólo hemos encontrado un caso similar (2002).

RESULTADOS

En la exploración biomicroscópica se evidencia conjuntivitis folicular, queratitis punctata superficial e infiltrados subepiteliales. Dos semanas después se confirma RNA sarampión en muestra de exudado conjuntival mediante PCR. El tratamiento consistió en colirio diclofenaco/tobramicina, lágrimas artificiales y aporte oral de vitamina A. La queratopatía se resolvió en el transcurso de 1 mes desde el inicio de los síntomas, sin opacidades corneales residuales. Las manifestaciones oculares del sarampión suelen estar limitadas al epitelio conjuntival y más raramente al corneal, como en este caso. La conjuntivitis suele ser leve, con discreta reacción folicular o papilar. Pueden aparecer manchas similares a las de Koplik en carúncula o conjuntiva. Más rara es la queratitis punctata superficial, la cual se apreció en nuestro caso, y la queratitis intersticial, ausente en nuestro paciente.

CONCLUSIONES

La queratopatía sarampionosa es un cuadro excepcional que afecta a epitelio corneal y conjuntival de fácil resolución con terapia anti-inflamatoria y aporte de vitamina A. En cualquier queratopatía asociada a enfermedad exantemática, la técnica PCR se revela como el procedimiento de elección para la identificación del agente etiológico.

 

SEGMENTOS INTRACORNEALES Y LENSECTOMÍA REFRACTIVA EN UN PACIENTE CON QUERATOCONO OPERADO PREVIAMENTE CON LENTE EPICRISTALINIANA
Aramburu A, Lisa C, Alfonso JF.
Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, Oviedo.

OBJETIVO

Evaluar los resultados visuales de un paciente con queratocono intervenido en un primer tiempo de lente epicristaliniana de colámero tórica y que posteriormente fue reintervenido de segmentos intracorneales y lensectomía refractiva por la aparición de una catarata.

MÉTODO

Paciente varón, de 45 años, diagnosticado de queratocono (QC) bilateral, usuario de lentes rígidas permeables al gas (LRGP), con el QC estabilizado en los últimos años e interesado en cirugía refractiva. En un primer tiempo se le implantó una lente fáquica epicristaliniana (por sus siglas en inglés, Implantable Collamer Lens: ICL, Visian Staar Surgical Co., Suiza) tórica, para la corrección de su defecto refractivo. A los 4 años de esta intervención, el paciente mantenía una agudeza visual sin corrección (AVSC) de 0.8 en OD y 1.0 en OI y utilizaba gafa de +2.00 para la visión próxima. Con el paso del tiempo el vault de la ICL fue disminuyendo hasta producirse un contacto central con el cristalino y una catarata secundaria subcapsular anterior. Se decide entonces explantar la ICL, regularizar la córnea con segmentos de anillo intracorneales y seguidamente realizar cirugía de cristalino e implantar una lente intraocular difractiva (Acrysoft ReStor +3.00, Alcon Laboratories Inc, Ft Worth, Texas). Este procedimiento se realizó en ambos ojos.

RESULTADOS

Dos años tras la cirugía de córnea y de cristalino el paciente presenta una A.V. sin correción de 1,0 en O.D. y 0,9 en O.I. Paquimetrías de 579 micras y 580 micras y un contaje endotelial de 2160 y 1580 células en cada ojo. La queratometría es de 41.50 (103o) y 41.25 (13o) en O.D. y 41.25 (80o) y 40.00 (170o) en O.I.

CONCLUSIONES

El implante de segmentos intracorneales asociados a una lensectomía refractiva es un procedimiento eficaz y seguro para resolver aquellos casos de queratocono en los que se implantó previamente una lente fáquica.

FINANCIACIÓN

Los autores declaran no tener interés económico en ninguno de los productos o técnicas descritos.

 

INTERPRETACIÓN DE LA BIOMECÁNICA CORNEAL A PARTIR DE LOS RESULTADOS PROPORCIONADOS POR EL SISTEMA CORVIS ST
Ariza MÁ1, Piñero Llorens DP2, Zurita J3, Rodríguez JF1, Calvo B1.
1Investigación en Ingeniería de Aragón, Zaragoza, 2Oftalmar, Hospital Internacional Medimar, Alicante, 3Departamento de Mecánica, Energía y Materiales. Universidad Pública de Navarra, Pamplona.

OBJETIVOS

Este trabajo tiene por objetivo estudiar, mediante un modelo de elementos finitos, la influencia de las propiedades del tejido en la deformación de la córnea cuando ésta es sometida a una presión por flujo de aire, es decir, se va simular numéricamente la respuesta de la córnea cuando se somete a una prueba de diagnóstico oftalmológico mediante el dispositivo Corvis ®.

MÉTODOS

Se ha construido un modelo “in-silico” del globo ocular en el que la geometría de la córnea corresponde a un modelo paciente-específico. La geometría se reconstruye a partir de la nube de puntos de la cara anterior y posterior de una córnea sana obtenida mediante el topógrafo Pentacam ®. Se analizará la respuesta de tres materiales con diferente rigidez a tensión: alta, intermedia y baja pudiendo representar, éste último, las propiedades mecánicas correspondientes a una córnea patológica con queratocono. También se estudiará la influencia de la presión intraocular (PIO) a través del análisis de la respuesta mecánica para tres valores de presión: 10 mmHg, 19 mmHg (registrada por el tonómetro de Goldmann en el paciente) y 28 mmHg.

RESULTADOS

Mediante métodos numéricos, se obtiene la geometría deformada de la córnea ante la solicitación de presión por el flujo de aire. Se determinan los campos de desplazamientos, tensiones y deformaciones que afectan al tejido corneal ante las posibles combinaciones de las propiedades mecánicas del tejido y la presión intraocular (PIO). Los desplazamiento del ápex de la córnea tienen una tendencia de variación lineal con la PIO, obteniéndose los mayores desplazamiento para los menores valores de presión. Contrariamente, la variación del desplazamiento se comporta de forma no-lineal con respecto a las propiedades del tejido. Habitualmente, la córnea solicitada por la PIO, está sometida a tensiones de tracción (estado tensional de membrana). Sin embargo, durante la prueba de diagnóstico con el dispositivo Corvis ®, la córnea trabaja a flexión y, por tanto, el tejido situado en la cara anterior trabajará a compresión y el situado en la cara posterior a tracción. Esto se traduce en que las fibras de colágeno no colaboran en la cara anterior (dejaran de contribuir a las tensiones). La respuesta a flexión varía de forma cúbica con el espesor de la córnea.

CONCLUSIONES

El dispositivo Corvis ® registra, fundamentalmente, la deformación de la cornea (aplanación y desplazamiento máximo) en función de la presión ejercida por el flujo de aire que incide en la zona del ápex. Esta deformación depende tanto de las propiedades mecánicas del tejido, como de la presión intraocular (PIO), como del espesor corneal, no siendo posible desacoplar el efecto entre las diferentes contribuciones. Esto se traduce en que, una córnea con rigidez elevada y presión intraocular baja, puede tener deformadas iguales que una córnea que presente una rigidez inferior y presión intraocular elevada. El dispositivo Corvis ® evalúa la respuesta mecánica de la córnea a flexión, mientras que en los ensayos de tracción sobre probeta de tejido o ensayos de inflado se evalúa el comportamiento a membrana de la córnea. Estos resultados indican que la completa caracterización biomecánica de la cornea requiere del uso de más de un tipo de ensayo que caractericen de manera independiente el comportamiento de membrana y el de flexión de la misma.

FINANCIACIÓN

Esta investigación ha sido realización con financiación de la Unión Europea dentro del 7o Programa Marco (Gran Agreement no FP7-SME-2013 606634) y el Ministerio Español de Economía y Competitividad (DPI2010-20746-C03-01).

 

TUMORES DEL MACIZO FACIAL: ¿ES EL OJO SECO GRAVE UNA SECUELA INEVITABLE?
Blanco Domínguez I, Baeza Autillo A, Martínez González LM, Oteiza Álvarez AV, Rojas Lozano MP, Ladiñan Pereira JJ, García-Valcárcel González B, Balado Vázquez MP.
Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid.

OBJETIVOS

El macizo facial, cuyo soporte anatómico lo integran los huesos maxilares, nasales y cigomáticos, constituye una compleja área de la región mediofacial.
Pese a la baja incidencia poblacional que presentan las neoplasias de esta zona, su manejo terapéutico es de gran complejidad por las estructuras anatómicas inmediatas y vecinas afectadas.

El objetivo principal de este trabajo es estudiar las repercusiones de este tipo de tumores a nivel oftalmológico, ya que pueden condicionar la aparición de ojos secos graves por múltiples mecanismos, lo que condiciona un factor de riesgo para el desarrollo de queratitis infecciosas.

MÉTODOS

Se expone el caso de una úlcera corneal abscesificada por Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM) en una mujer de 76 años con un ojo seco grave multifactorial secundario a un carcinoma epidermoide maxilar en 2009 tratado mediante hemimaxilarectomía derecha y radioterapia.
A partir de él se valora tanto el manejo del cuadro y sus complicaciones, como los diferentes mecanismos fisiopatológicos de ojo seco desencadenantes.

RESULTADOS

Pese a la complejidad del caso y del desarrollo de una microperforación, se consiguió la resolución de la queratitis bacteriana mediante manejo conservador y se alcanzó una situación de estabilidad de la sequedad ocular mediante cirugía palpebral y tratamiento hidratante intensivo incluyendo suero autólogo.
La queratitis bacteriana es típica de ojos con factores de riesgo predisponentes que comprometen los mecanismos de defensa de la superficie ocular normal, en este caso secundaria a un ojo seco severo o grado 3 de etiología múltiple. En primer lugar de origen tantálico por incongruencia parpado-globo, a consecuencia del ectropión cicatricial del parpado inferior secuela de la cirugía radical que genera un lagoftalmos con exposición corneal y parpadeo ineficaz. Este tipo de ojos secos en general requiere un tratamiento quirúrgico. Por otro lado la infiltración tumoral del nervio maxilar y del nervio infraorbitario produce una alteración de la vía eferente lacrimosecretora, y la radioterapia compromete la trayectoria del nervio oftálmico con afectación de la estimulación refleja lagrimal. Estos hechos generan un ojo seco neurodeprivativo con hipoestesia corneal, disminución de la secreción de lágrima y del parpadeo. En este caso la agresión física de la radioterapia sobre las dacrioglándulas acuoserosas sería poco relevante por la localización tumoral. Por último la parálisis facial periférica postquirúrgica provoca pérdida de fuerza del músculo orbicular así como disminución del parpadeo voluntario y reflejo.

CONCLUSIONES

Los tumores del macizo facial condicionan ojos secos graves en potencia.
En este tipo de pacientes es de vital importancia el abordaje multidisciplinar, con una valoración oftalmológica precoz, ya que si se produce un compromiso secundario del globo ocular por cualquiera de los mecanismos anteriormente mencionados, una actuación a tiempo, tomando las medidas necesarias para un adecuado control de la sequedad ocular puede evitar llegar a situaciones tan evolucionadas como ésta.

FINANCIACIÓN

Ninguno de los autores tiene algún interés financiero o industrial en la materia o ha recibido remuneración de alguna compañía mencionada.

 

QUERATOCONJUNTIVITIS ASOCIADA A IMPÉTIGO CONTAGIOSO PALPEBRAL
Campos Arcos MC, Del Campo Z, Mingorance Moya E, Domenech Berganzo M, Delgado Weingartshofer R, Mas Castells M.
Hospital Sant Pau, Barcelona.

INTRODUCCIÓN

El impétigo contagioso (IC) es una infección bacteriana superficial de la piel frecuente en los niños. Puede ser producida por Estreptococo generalmente del grupo A, por Estafilococo aureus o por ambos organismos a la vez.

CASO CLÍNICO

Paciente varón de 9 años derivado por su pediatra por ojo izquierdo rojo de 4 días de evolución en tratamiento con tobramicina colirio tópico, sin mejoría. En urgencias se observaron lesiones palpebrales vesiculares orientándose como blefaroconjuntivitis herpética e iniciando tratamiento con Aciclovir ungüento. A la exploración el ojo derecho no presentaba alteraciones. En el control evolutivo a las 48 horas se observan lesiones en la piel de parpados izquierdos en forma de costras mielicéricas, lesión úcerativa en margen palpebral inferior, hiperemia conjuntival mixta, pseudomembranas en conjuntiva tarsal superior, reacción folicular moderada, infiltrados corneales periféricos a las 3 y 7 horas y lesión flictenular a las 12 horas. Se realizó el diagnostico clínico de impétigo contagioso asociado a queratoconjuntivitis y se inicio tratamiento con eritromicina pomada constatándose mejoría en 1 semana.

CONCLUSIÓN

La localización más frecuente del IC (no ampolloso) es la cara siendo frecuente en párpados con afectación conjuntival. El diagnóstico diferencial puede ser difícil pudiendo confundirse con virus herpes simple, virus herpes zoster, dermatitis atópica, entre otras. En la literatura se describen lesiones benignas que responden favorablemente a la antibioticoterapia pero se han descrito casos raros de afectaciones graves como absceso corneal. En nuestro caso el paciente presentó infiltrados corneales periféricos y lesión ulcerativa conjuntival que respondió al tratamiento.

 

MANEJO DEL HYDROPS CORNEAL Y SU REHABILITACIÓN QUIRÚRGICA
Campos Polo R.
Hospital Perpetuo Socorro, Badajoz.

OBJETIVOS

Manejo del líquido intracorneal que aparece en el hydrops agudo mediante múltiples incisiones intraestromales y posterior queratoplastia anterior lamelar profunda (DALK) en un segundo tiempo.

MÉTODOS (CASO CLÍNICO)

Mujer de 22 años con queratocono grado IV en ojo derecho que presenta un hydrops corneal agudo con gran desprendimiento de la membrana de Descemet y quistes intraestromales. Se le practican múltiples incisiones corneales, asociadas a tamponamiento de aire intracamerular, guiándonos mediante OCT de segmento anterior para localizar las zonas donde se encuentra la mayor cantidad de líquido. Tres meses después de su resolución, se le realiza una DALK (técnica de disección manual) ya que el leucoma secundario al hydrops impedía la correcta formación de la “big-bubble”.

RESULTADOS

No hubo complicaciones intraoperatorias y el líquido intraestromal desapareció en dos semanas. La DALK se pudo realizar sin microperforaciones que complicaran su ejecución.

CONCLUSIONES

La técnica de drenaje de líquido intraestromal resultó eficaz en nuestro caso. La presencia de un hydrops corneal agudo no contraindica una DALK aunque sí dificulta su realización debido al leucoma residual.

FINANCIACIÓN

No existen conflictos de interés.

 

QUERATOPATÍA EN BANDA ASOCIADA A MIELOMA MÚLTIPLE
Campos Polo R.
Hospital Perpetuo Socorro, Badajoz.

OBJETIVOS

Describir los mecanismos fisiopatológicos por los que un mieloma múltiple (MM) puede producir una queratopatía en banda bilateral y el tratamiento de ambos procesos.

MÉTODOS (CASO CLÍNICO)

Mujer de setenta y cinco años, sin antecedentes personales de interés, que acude a nuestra consulta por disminución de agudeza visual bilateral. En la exploración se objetiva una catarata incipiente y una queratopatía en banda bilateral. Se pide una analítica completa que revela una anemia normocítica, una velocidad de sedimentación globular elevada y una hipercalcemia intensa; se completa el estudio con una radiografía vertebral que muestra fenómenos osteolíticos a nivel de la quinta vértebra lumbar. Ante tales hallazgos se deriva al servicio de Medicina Interna, que encuentra una paraproteína sérica elevada con lo que se llega al diagnóstico de MM.

Se pauta quimioterapia sistémica y, por nuestra parte, se procede al desbridamiento de la banda cálcica corneal del ojo más afecto junto con irrigación del lecho estromal con EDTA colirio al 2% más implante de membrana amniótica. En el ojo contralateral se pautó EDTA colirio al 2% a la espera de los resultados del primer ojo.

RESULTADOS

No hubo complicaciones intraoperatorias. La paciente evolucionó favorablemente mejorando su agudeza visual en el ojo operado y está a la espera de cirugía de catarata. El ojo contralateral experimentó una muy discreta mejoría, desconocemos si fue debida al tratamiento tópico o la quimioterapia sistémica.

CONCLUSIONES

Un aumento de la calcemia por causas tumorales o bien un fracaso renal agudo por la precipitación de la proteína de Bence-Jones puede obstruir los túbulos renales y producir un aumento del fosfato sérico, el cual al reaccionar con el calcio a nivel corneal es capaz de dar lugar a una queratopatía en banda bilateral.

FINANCIACIÓN

No existen conflictos de interés.

 

ESTIMACIÓN DE LA POTENCIA CORNEAL EN QUERATOCONOS: ANÁLISIS TEÓRICO Y CLÍNICO DEL ERROR COMETIDO POR EL USO DE LA POTENCIA CORNEAL QUERATOMÉTRICA
Camps Sanchis VJ1, Piñero Llorens DP1, Caravaca Arens E1, Pérez Cambrodí RJ2, Artola A2.
1Universidad de Alicante, San Vicente Del Raspeig, 2Hospital Internacional Medimar, Alicante.

MÉTODOS

Se calcularon desde un punto de vista teórico para ojos con queratocono, las diferencias (DPc) entre la potencia corneal queratométrica calculada a partir de un índice queratométrico (que solo tiene en cuenta la primera superficie corneal) con la potencia corneal gaussiana (PcGauss) calculada a partir de la ecuación de Gauss y que tiene en cuenta las dos superficies corneales. Para ello, se consideraron los posibles rangos de variación del radio de la primera cara (r1c) y segunda cara (r2c) de la córnea. Las diferencias teóricas fueron validadas clínicamente a partir de una muestra de 44 ojos con queratonocono pertenecientes a 27 pacientes (rango de edad de 14 a 73 años). Se estudió además, el acuerdo entre la potencia corneal queratométrico y la True net Power La True Net Power se obtiene a partir de las dos caras de la córnea pero despreciando el espesor corneal. La True Net Power la obtuvimos de un topógrafo basado en un sistema de fotografía Scheimpflug.

RESULTADOS

Teóricamente se demostró que el uso del índice queratométrico nk=1.3375, produce una sobreestimación en la mayoría de los casos. Las diferencias DPc pueden variar desde una subestimación de -0.1 D (r1c=7.9 mm and r2c=8.2 mm) hasta una sobreestimación de 4.3 D (r1c=4.7 mm and r2c=3.1 mm). Clínicamente, Pk siempre sobrestimó el valor de la True Net Power obtenida por el topógrafo entre 0.5 and 2.5 D (p<0.01). La media de las diferencias fue de 1.48 D, con unos límites de acuerdo entre 0.71 y 2.25 D. Además, se encontró una fuerte correlación (r=-0.93, p<0.01) entre las diferencias (DPc) y la segunda cara de la córnea (r2c).

CONCLUSIONES

El uso de un único valor de índice queratométrico (nk) en el cálculo de la potencia corneal es impreciso y produce errores clínicamente significativos. Estos errores pueden influir de manera importante en la clasificación y detección de los queratoconos.

 

INFLUENCIA DE LA CIRUGÍA DE PTERIGIUM EN LA ARQUITECTURA Y BIOMECÁNICA CORNEAL
Caramello Álvarez C, Mateo Orobia A, Del Buey Sayas MÁ, Casas Pascual P, Zabadani Al Rifai K, Herrera Silva L, Pérez Navarro I.
Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

OBJETIVOS

Evaluar los cambios biomecánicos corneales tras la intervención quirúrgica de pterigium.

MÉTODOS

Se realizó un estudio prospectivo en 21 pacientes que iban a ser sometidos a cirugía de exéresis de pterigium con técnica de autoinjerto conjuntival. Se estudió la biomecánica corneal mediante ORA analizando los parámetros de Factor de Resistencia Corneal (CRF), Histéresis Corneal (CH), PIO Goldman (PIOg) y PIO compensada corneal (PIOcc) en el preoperatorio y una semana y un mes tras la intervención.

RESULTADOS

El CRF aumentó en los pacientes tras la intervención normalizándose las cifras al mes de la cirugía. Se observó un descenso en los valores de CH a la semana y al mes de la exéresis del pterigium en relación a las mediciones obtenidas en el preoperatorio. Hubo un incremento de la PIO en el postoperatorio inmediato, tanto PIOg como PIOcc.

CONCLUSIONES

Tras la cirugía de pterigium se observa una leve disminución de la histéresis corneal probablemente a consecuencia de la eliminación del refuerzo biomecánico que proporciona el tejido fibrovascular que invade estroma anterior. La disminución del CH en el postoperatorio puede influir en la toma de PIO, que podría estar infraestimada con Tonometría de Aplanación Goldman. La exploración postquirúrgica con ORA nos proporciona una estimación más real de la PIO.

 

TRATAMIENTO CON CROSS-LINKING CORNEAL EN QUERATITIS INFECCIOSAS: A PROPÓSITO DE DOS CASOS
Cobian Tovar R, Bausili Portabella M, Álvarez De Toledo J, Lamarca Mateu J, Barraquer RI.
Centro Oftalmología Barraquer, Barcelona.

OBJETIVOS

Mostrar los resultados postoperatorios de dos pacientes afectados por queratitis infecciosas refractarias a tratamiento y tratados con Cross-linking corneal.

MÉTODO Y RESULTADOS

Se revisaron dos casos de queratitis infecciosas refractarias a los tratamientos convencionales. Uno de ellos es una paciente de 17 años portadora de lentes de contacto (LC) que acude a urgencias con visión de cuenta dedos en ojo derecho (OD). Presenta una ulcera y absceso corneal, según refiere desde hace dos meses en OD. La sospecha etiológica es Acanthamoeba. Es tratada con colirios antisépticos y antibacterianos además de medicación vía oral (v.o.) sin mejoría, así que se decide realizar una queratoplastia penetrante con confirmación del diagnóstico de Acanthamoeba, mediante estudio anatomopatológico. A pesar de las medidas preventivas postoperatorias la infección corneal recidiva tras un mes de la cirugía y se decide realizar Cross-linking corneal, estabilizando la queratitis infecciosa y consiguiendo una consistencia anatómica corneal durante un año. Tras este período se produce una perforación corneal precisando una queratoplastia penetrante sin complicaciones. Un año después se realiza una extracción de catarata con implante de Lente intraocular, alcanzando una máxima Agudeza Visual (AVm) de 1. El segundo caso es un varón de 87 años con ptisis bulbi en Ojo izquierdo (OI) con antecedentes en Ojo derecho (OD) de extracción intracapsular de catarata y queratoplastia penetrante con implante secundario de Lente intraocular con AVm de 0,1. Es portador de LC Terapeútica (LCT) por queratopatía bullosa en OD, que recambia cada dos semanas. Acude a control con leve disminución de la visión en OD. A la exploración presenta una úlcera corneal con absceso y lesiones satélite en dicho ojo. Se realiza cultivo de la LCT y la lesión corneal apareciendo Cándida spp como causa etiológica. Se aplican colirios tópicos y antifúngicos v.o. durante 4 semanas sin mejoría clínica. Se decide realizar Cross-linking corneal en OD consiguiendo una estabilidad de la queratitis infecciosa y con ello anatómica del ojo.

CONCLUSIONES

El Cross-linking corneal ha sido eficaz en la estabilización de la queratitis por Acanthamoeba y Candida spp y ha dado consistencia anatómica a la cornea. El Cross-linking corneal puede ser una opción terapéutica en los casos de Queratitis infecciosas refractarias a los tratamientos convencionales.

FINANCIACIÓN

Ninguno de los autores tiene algún interés financiero o industrial o ha recibido remuneración alguna.

 

ABORDAJE QUIRÚRGICO DE INFECCIÓN CORNEAL POR ACANTHAMOEBA
Contreras Díaz M, Del Trigo Zamora JR, Muñoz Morales A, Gálvez Carvajal S. H.U. Virgen del Rocío, Sevilla.

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Presentamos el caso de un paciente con infección corneal por acanthamoeba y con diversas complicaciones, donde un abordaje quirúrgico mediante queratoplastia penetrante y extracción de catarata ha supuesto un resultado exitoso.

MATERIAL Y MÉTODOS

Paciente varón de 16 años, llega a nuestro servicio procedente de centro privado con el historial de absceso corneal en ojo izquierdo por acanthamoeba, y posterior infección por E. Coli. En el momento de la exploración presentaba una agudeza visual en OD de 1 y en OI de movimiento de manos. Mediante biomicroscopía se observó que la córnea estaba totalmente opacificada, y con vascularización profunda. Además presentaba una catarata blanca hipermadura. La ecografía demostró un polo posterior normal.

Debido al estado avanzado de la enfermedad, se planteó un abordaje quirúrgico. En primer lugar se trató la neovascularización corneal mediante inyecciones de bevacizumab intraestromal, con el objetivo de hacer retroceder los vasos. A continuación se realizó queratoplastia penetrante y extracción de la catarata.

RESULTADO Y CONCLUSIONES

Cinco meses después, el paciente evoluciona favorablemente. El injerto está transparente, la agudeza visual es de 0,8, y no han surgido complicaciones.
La infección por acanthamoeba es una entidad que puede provocar graves alteraciones en el globo ocular. En estado avanzado, el tratamiento quirúrgico mediante queratoplastia puede ser el método para conseguir el control de la enfermedad. Paralelamente, planteamos la inyección de bevacizumab intraestromal como solución eficaz de la neovascularización corneal.

 

QUERATITIS EN SÍNDROME DE COGAN CON RESPUESTA A TOCILIZUMAB
Contreras Díaz M, Del Trigo Zamora JR, Muñoz Morales A. H. U. Virgen del Rocío, Sevilla.

INTRODUCCIÓN

Presentamos el caso de una paciente diagnosticada de Síndrome de Cogan típico, donde el tratamiento con el anticuerpo monoclonal Tocilizumab ha resultado clínica y analíticamente favorable.

MATERIAL Y MÉTODOS

Paciente mujer de 48 años remitida a consulta de oftalmología por cuadro de inyección conjuntival, fotofobia y pérdida de visión, en contexto de estudio diagnóstico de Síndrome de Cogan. Paralelamente había presentado cuadro vertiginoso severo asociado a acúfenos, cursando con hipoacusia neurosensorial marcada bilateral, mayor en oído derecho. Además también refería brotes de inflamación monoarticular con anterioridad.

La exploración oftalmológica era la siguiente: agudeza visual en OD de 0,9 y OI de 0.5. Presentaba una queratitis intersticial marginal bilateral con depósitos estromales. La PIO era de 12 mmHg en ambos ojos y no había reacción en cámara anterior. Se pautó tratamiento con corticoides y midriáticos tópicos presentando buena respuesta.

RESULTADO Y CONCLUSIONES

El tratamiento sistémico de la paciente comenzó con corticoides orales y metotrexate, posteriormente Infliximab con la idea de reducir corticoides debido a la presencia de iatrogenia. Ante la persistencia de sintomatología, se decidió la sustitución por el anticuerpo monoclonal Tocilizumab, presentando mejoría clínica y analítica.
Existen pocos casos de esta rara enfermedad. A pesar de que la sintomatología oftalmológica suele ceder con tratamiento adecuado, la disfunción audiovestibular suele ser severa e irreversible, y la afectación sistémica a menudo es resistente al tratamiento inmunosupresor habitual. A menudo es necesario recurrir a fármacos biológicos, donde el Tocilizumab comienza a tener resultados prometedores.

 

LA MIDRIASIS DEL BOTÁNICO
Contreras Díaz M, Muñoz Morales A, Del Trigo Zamora JR, Gálvez Carvajal
S. H. U. Virgen del Rocío, Sevilla.

INTRODUCCIÓN

Presentamos el caso de una paciente con midriasis unilateral aguda causada por contacto accidental con la flor del floripondio, una planta del género Brugmansia utilizada de manera ornamental en numerosos jardines de nuestra comunidad.

MATERIAL Y MÉTODOS

Paciente mujer de 27 años que acude a nuestro centro con midriasis unilateral aguda en su OD. Refería visión borrosa y mareo desde el día anterior. No se acompañaba de ningún otro síntoma neurológico, ni había antecedente de traumatismo, ingestión de drogas, ni fiebre. A la exploración, presentaba una pupila de diámetro 8 mm aproximadamente, arreactiva a la luz y a la acomodación. El test de la Pilocarpina fue negativo. El resto de la exploración oftalmológica era normal, incluyendo el reflejo pupilar fotomotor consensual. Al indagar en el interrogatorio, la paciente recordaba haber estado el día anterior recogiendo flores en el jardín de unos amigos, especialmente unas con forma de trompeta. Los signos y síntomas se resolvieron espontáneamente en 48 horas y se hizo el diagnóstico de midriasis aguda por contacto con la flor de Brugmansia.

RESULTADO Y CONCLUSIONES

La midriasis unilateral aguda arrefléctica, puede ser un signo ominoso de lesión intracraneal, pero también puede deberse a la aplicación trivial de ciertas sustancias que entran en contacto con el ojo. Un ejemplo de ello es este tipo de plantas, que contienen alcaloides naturales como la atropina, escopolamina e hiosciamina. Estas sustancias provocan un síndrome anticolinérgico donde uno de los signos es la midriasis. Es necesario un adecuado diagnóstico diferencial, incluyendo ingestión de drogas, traumatismo, y exploración neurológica; y a veces es necesario realizar el test de la pilocarpina.

 

DÉFICIT VISUAL PROVOCADO POR MASAJE PALPEBRAL TERAPÉUTICO PARA LA DISFUNCIÓN DE GLÁNDULAS DE MEIBOMIO EN PACIENTE INTERVENIDA DE PRK
Del Buey Sayas MÁ, Pérez Navarro I, Almenara Michelena C, Lavilla García L, Herrera Silva L, Caramello Álvarez C, Cristóbal Bescós JÁ.
Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.

OBJETIVOS

La disfunción de las glándulas de Meibomio es una patología crónica que cursa con reagudizaciones. Esta disfunción puede controlarse con medidas higiénicas, tratamiento médico adecuado y masajes palpebrales terapéuticos. Mostramos un caso de déficit visual provocado por la aparición de un astigmatismo un año y medio tras la práctica de PRK. El déficit visual coincidió con la práctica masajes repetitivos de párpado superior indicado para la expresión de las glándulas de Meibomio.

MÉTODOS

Se realiza una evaluación refractiva, biomecánica y topográfica de la paciente y se compara con el estado refractivo, biomecánico y topográfico al alta del procedimiento de PRK, un año antes. Tras la evaluación corneal y la valoración del masaje efectuado por la paciente se evidencia la posibilidad de que la acción exterior de masaje pueda causar una compresión externa corneal reiterada en el área superior de la córnea. Se decide interrumpir los masajes y comprobar el efecto del cese de la acción externa durante 6 meses para realizar un nuevo estudio refractivo y corneal de la paciente.

RESULTADOS

Tras la evaluación refractiva y topográfica de la paciente se aprecia un cambio topográfico y la aparición de un astigmatismo de 1,5 dioptrías. El déficit visual fue subjetivamente evidenciado por la paciente y fue el motivo de acudir a consulta. La agudeza visual postoperatoria al alta era de 10/10, mientras que la agudeza visual que constatamos en la exploración clínica evidenciaba una visión de 7/10 un año después del alta. Tras seis meses sin la realización de masajes y sólo con medidas higiénicas de limpieza e hidratación corneal, se apreció una mejoría en la agudeza visual de la paciente que alcanza los 9/10, y la constatación de una disminución del astigmatismo refractivo y topográfico de la paciente.

CONCLUSIONES

La geometría real de los tejidos se alcanza como consecuencia de una serie de tensiones internas, propias de su estructura o material y de unas acciones externas a las que se ve sometido por su relación con el ambiente y el resto del organismo. Pero además los tejidos corporales blandos tienen la capacidad de modificar su estructura y comportamiento en función del ambiente y de los estímulos mecánicos, biológicos o químicos que lo rodean. De esta manera un frotamiento mecánico excesivo puede inducir deformación de la córnea, como en el caso que exponemos en este trabajo.

 

BENEFICIOS DE LA CÁMARA HÚMEDA EN NEUROTROFISMO EXTREMO
Domènech Berganzo M, Del Campo Carrasco Z, Bruix Tudó A, Mingorance Moya E, Campos Arcos MC.
Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona.

INTRODUCCIÓN

La queratopatía neurotrófica es un proceso degenerativo del epitelio corneal secundario a la disminución de su sensibilidad, lo que puede producir queratopatía epitelial, ulceración e incluso perforación.
La cámara húmeda es un accesorio en forma de parche adhesivo con superficie transparente que enlentece la evaporación de la lágrima en la superficie ocular, mediante el mantenimiento de un ambiente húmedo. Actualmente se suele reservar su uso de forma temporal para ayudar a la epitelización de defectos epiteliales en pacientes con problemas de superficie ocular, aunque hay casos en los que podría considerarse su uso de forma permanente.

CASO CLÍNICO

Mujer de 33 años afecta de neurofibromatosis tipo II intervenida en varias ocasiones de meningiomas y neurofibromas, con hipoacusia severa, tetraparesia progresiva y parálisis facial bilateral secundaria a intervención quirúrgica de neurinoma del acústico. Como antecedentes oftalmológicos destaca la amaurosis del ojo derecho por una úlcera trófica perforada y fracaso del injerto corneal. Presenta una queratopatía neurotrófica severa evolutiva en el ojo izquierdo en tratamiento con tarsorrafia, suero autólogo y diferentes ungüentos lubricantes y lágrimas artificiales. Finalmente, la progresión conlleva adelgazamiento severo con riesgo de perforación, agudeza visual de 0’05 y se decide realizar una queratoplastia lamelar anterior profunda (DALK). En el postoperatorio presenta un defecto epitelial persistente que progresa a pesar del tratamiento tópico y la cámara húmeda ocasional. Tres meses después se decide retransplante corneal (el injerto está opacificado y adelgazado) y cirugía de la catarata con implante de lente en saco capsular. El tratamiento postoperatorio incluye el uso de antibiótico, corticosteroides, suero autólogo y cámara húmeda todo el día.

CONCLUSIONES

La cámara húmeda es un sistema que protege el globo ocular minimizando la exposición a los agentes atmosféricos y conservando diferentes grados de visión gracias a su transparencia. Esto es una gran ventaja en casos como el que nos ocupa, en que el ojo contralateral no tiene visión.
En la patología trófica la lesión de los terminales nerviosos conlleva una serie de cambios en la superficie ocular que favorece la lesión epitelial y la ulceración.

La instauración precoz de la cámara húmeda todo el día demuestra ser un tratamiento preventivo eficaz al limitar el contacto ambiental.

 

OPTIMIZED DECISION-TREE FOR KERATOCONUS MANAGEMENT: CONSIDERING CLINICAL DATA AND ENHANCED DIAGNOSTIC APROACH
Faria-Correia F1, Ramos I2, Valbon B2, Lopes B2, Monteiro T1, Franqueira N1, Leite R1, Sousa K1, Vaz F1, Ambrósio JrR2.
1Hospital de Braga, Hospital de Braga, 2Iora, Iora.

INTRODUCTION

Keratoconus is a progressive noninflammatory disorder in which the cornea assumes a conical shape. The corneal thinning induces irregular astigmatism, myopia, and protrusion, leading to a mild to severe decrease in the quality of vision. Nowadays, several treatment modalities are available to stop progression and to improve visual acuity.

PURPOSE

To present a decision-tree for managing keratoconus (KC) with alternative treatments prior to corneal transplantation.

METHODS

A decision-tree was created based on clinical experience and literature review. Five KC cases with different grades of severity were managed based on the decision-tree. Confirmation of the diagnosis of keratoconus and disease severity staging is based on complementary exams, including corneal topography, tomography, biomechanical assessment, and ocular wavefront. Contact lenses provide the best approach for optical correction but does not stabilize the ectatic process. Advise against eye rubbing and ocular surface optimization should be considered for all cases. Indications for surgery include visual impairment not corrected by glasses or contact lenses and evidence of progression.

RESULTS

In Case 1, a conservative approach with contact lenses was selected, after wavefront-assisted manifest refraction and ocular surface optimization. Cases 2 to 5 represent different grades of KC with progressive disease and/or contact lens intolerance. We selected different surgical treatment modalities (alone or combined) based on the advanced ocular analysis. During the postoperative period, the patients achieved a best-corrected visual acuity superior to 20/30 with less complains regarding the optical quality.

CONCLUSION

This optimized decision-tree was found very useful for the plan of treatment strategy of different stages of KC. The main therapeutic goals were achieved: stop progression of the disease, visual rehabilitation and avoid the need of a corneal transplant.

 

CIRUGÍA DE CATARATA CON IMPLANTE DE LENTE TÓRICA INTRAOCULAR PARA LA CORRECCIÓN DE ALTO ASTIGMATISMO TRAS QUERATOPLASTIA LAMELAR ANTERIOR PROFUNDA
Fernández Barrientos Y, Gismero Moreno S, Lorenzo Soto M.
Hospital Costa del Sol, Marbella.

OBJETIVO

Se exponen los resultados refractivos y visuales de la cirugía de catarata con lente intraocular Acrysoft® IQ tórica (Alcon, El Masnou, España) en un paciente con alto astigmatismo tras queratoplastia lamelar anterior profunda. Se revisan las opciones terapéuticas y los resultados visuales de las diferentes lentes tóricas empleadas en casos similares en la literatura hasta el momento actual.

MÉTODO

Los exámenes preoperatorios y postoperatorios incluyeron agudeza visual lejana sin corrección (UDVA), agudeza visual corregida lejana (CDVA), refracción manifiesta y topografía corneal (Keratograph, OCULUS Iberia S.L., Madrid).

RESULTADOS

Paciente mujer de 66 años con leucoma corneal postinfeccioso en ojo derecho y CDVA 0.05, se realizó una DALK. Al año de la cirugía tras la retirada de las suturas la CDVA (+3 -4 a 120o) era de 0.4, astigmatismo corneal regular, valores queratométricos a 3mm de: K plana 42D a 138o y K curva 46.75D a 48o, a la exploración mediante biomicroscopia se evidenció una catarata nuclear, siendo el resto de la exploración oftalmológica normal; ante estos hallazgos clínicos se planifica una cirugía de catarata mediante lente tórica Acrysoft SN60T9 de +23.5D que se implanta a 48o sin incidencias. A los seis meses de seguimiento la UDVA era de 0.5 y la CDVA (+1.5 -1 a 150o) fue de 0.8, la lente se mantenía estable a 45o sin evidenciarse rotación del eje de implantación.

CONCLUSIONES

La corrección del elevado astigmatismo residual en las queratoplastias permite tolerar las anisometropías residuales y mejora la calidad visual de estos pacientes.

 

TACROLIMUS (FK 506) EN EL MANEJO DE QUERATOPLASTIA DE ALTO RIESGO EN PACIENTE CON ROSÁCEA OCULAR
Fernández Barrientos Y, Gismero Moreno S, Lorenzo Soto M.
Hospital Costa del Sol, Marbella.

OBJETIVO

Se exponen los resultados de la supervivencia del injerto corneal en un caso de retrasplante de córnea con rosácea ocular tratado con tacrolimus (FK 506; Prograf, Fujisawa Ltd., Londres). Se exponen las diferentes opciones terapéuticas en las queratoplastias penetrantes con alto riesgo de rechazo a propósito del caso.

MÉTODO

Los exámenes preoperatorios y postoperatorios incluyeron agudeza visual lejana sin corrección (UDVA), agudeza visual corregida lejana (CDVA), refracción manifiesta y niveles séricos de los inmunosupresores empleados así como descripción los efectos secundarios.

RESULTADOS

Paciente mujer de 45 años con rosácea ocular y rechazo corneal bilateral, la agudeza visual máxima corregida (CDVA) era de 0.4 en el ojo derecho (OD) y 0.05 en el ojo izquierdo (OI), a la exploración mediante biomicroscopia presentaba en el OI neovasos en los cuatros cuadrantes, con una superficie corneal irregular con adelgazamiento, por lo que se programa una queratoplastia penetrante en el OI. En el postoperatorio se inicia tratamiento con corticoides orales a 1mg/Kg/día y ciclosporina A (CsA) oral 5mg/Kg/día, además del tratamiento tópico inmunosupresor estándar. A los tres meses del postoperatorio la paciente comienza a presentar una hiperplasia gingival severa y halitosis, los niveles séricos de CsA eran de 260 ng/ml por lo que se disminuye la dosis a 3mg/Kg/día y se mantiene la inmunosupresión tópica; los efectos secundarios de la CsA no remiten y a los cinco meses del seguimiento (niveles séricos de CsA 190ng/ml) la paciente presenta un rechazo endotelial y la vascularización del botón donante en el sector nasal inferior de 2 horas de extensión, se inicia tratamiento con corticoides orales 1mg/Kg/día y tacrolimus oral, obteniendo buena respuesta al tratamiento y manteniéndose la CDVA. A los 21 meses de tratamiento la paciente continua con tacrolimus oral a dosis de 5mg/día (niveles séricos de 5.8 ng/ml), corticoides tópicos cada 12 horas y doxiciclina oral 50mg/día, la MAVC OI es de 0.6 (-5 -3 a 130o). La tasa de supervivencia a los diez años en un retrasplante es de un 40%, varios estudios muestran la superioridad en la eficacia y seguridad inmunosupresora en el tacrolimus oral frente a la CsA y al micofenolato mofetilo sistémicos.

CONCLUSIONES

En casos de alto riesgo de rechazo corneal, el tacrolimus oral puede ser una opción terapéutica de primera elección.

Los autores no tienen ningún interés financiero o industrial en la materia, ni han recibido remuneración alguna por la compañía mencionada.

 

QUERATOPLASTIA BILATERAL EN PACIENTE CON ECTASIA CORNEAL POST-LASIK
Fernández López E, Peris Martínez C, Hernández Díaz M, Fandiño López A, Pastor Pascual F.
FISABIO Oftalmología Médica (FOM), Valencia.

INTRODUCCIÓN

La ectasia corneal es una de las complicaciones más temidas del láser in situ keratomileusis (LASIK). Aunque su incidencia es extremadamente rara, puede tener consecuencias devastadoras, requiriendo, una queratoplastia para lograr la rehabilitación visual en algunos casos. Presentamos el caso de un paciente con ectasia corneal bilateral post-LASIK.

CASO CLÍNICO

Paciente de 35 años intervenido de LASIK en ambos ojos en otro centro para corregir su astigmatismo que acude para valorar tratamiento por pérdida de visión progresiva en ambos ojos (AO). A la exploración presenta una agudeza visual corregida (AVc) en el ojo derecho (OD) de 0,1 con una refracción de (-8,0 -7,0 x 50o) y 0,25 en el ojo izquierdo (OI) con corrección de (0, -6,0 x 20o). En la biomicroscopía se aprecia una ectasia corneal bilateral avanzada. El OD presenta leucomas corneales que abarcan el eje visual por un episodio de hidrops previo como se manifiesta en la tomografía de coherencia óptica de segmento anterior. En el OI también se observan leucomas corneales de menor tamaño y más superficiales. La topografía del OD presenta un patrón ectásico con una Kmax de 70,6D y un espesor corneal irregular. En el OI se evidencia un abombamiento corneal inferior con un astigmatismo irregular, una Kmax de 76D y paquimetría muy adelgazada llegando hasta las 154 μm. Se desconoce la refracción previa a la cirugía, pero el paciente aporta la topografía corneal previa en la que se observa un astigmatismo asimétrico oblicuo con un patrón topográfico peluzoide y unas SimK de 48,44D en el OD y 46,27 D en el OI.

Se decide realizar una queratoplastia penetrante en el OD. El OI se trata inicialmente mediante implante manual de anillo intraestromal de 200 μm, 150o de arco a una profundidad de 250 μm debajo del flap del LASIK. Durante el seguimiento la AVc del OI llegó a aumentar hasta 0,65 con lentes de contacto, sin embargo se produjo una extrusión del anillo y se decidió realizar posteriormente, una queratoplastia lamelar en el OI.

El postoperatorio de AO resultó sin complicaciones. En la actualidad, diez meses después de la cirugía del OI el injerto es transparente en AO y presenta una AVc de 0,7 en el OD con refracción de (-0,5, -3,0 x 30o) y 0,35 sin corrección en el OI, pendiente de refracción tras haber retirado las últimas suturas.

CONCLUSIONES

Entre los factores de riesgo descritos para el desarrollo de una ectasia post-LASIK los más frecuentes son un lecho estromal residual inferior a 250 μm y patrones topográficos alterados previos a la cirugía: un queratocono subclínico o una degeneración marginal pelúcida como en el caso que presentamos. Este caso refleja por lo tanto la importancia de la topografía corneal en la evaluación de candidatos para cirugía refractiva, para reducir el riesgo de desarrollar una ectasia.

 

PRESIÓN INTRAOCULAR MEDIDA CON TONÓMETRO CORVIS ST VERSUS TONÓMETRO DE APLANACIÓN DE GOLDMAN
Fernández Pérez J1, Valero Marcos A1, Jiménez Velázquez JA1, Martínez Peña FJ1, Pérez Morales MJ2.
1Q Vision, Almería, 2Complejo Hospitalario Torrecardenas, Almería.

OBJETIVO

Comparar la presión intraocular (PIO) de mediciones obtenidas usando el tonómetro de aplanación de Goldman (TAG), y el tonómetro de no contacto Corvis ST (CST), éste último un tonómetro de nuevo desarrollo con características de visualización y medición de la respuesta a la deformación de la córnea tras un impulso de aire. Un objetivo secundario fue evaluar el acuerdo entre los dispositivos.

MÉTODO

Se trata de un estudio prospectivo en el que incluimos a 30 pacientes (60 ojos). Mediciones de la PIO se obtuvieron con el CST Y TAG por dos médicos experimentados . Se compararon los valores de PIO.

RESULTADOS

Las variaciones entre la PIO medida entre todos los examinados no mostraron diferencias estadísticamente significativas entre los dos tonómetros (p<0,0001). La correlación lineal interclase de ambos métodos es de 0,985 con un Intervalo de confianza del 95% (0,9316-0,9749). Con el método de Bland-Altman no se ha demostrado diferencias de tendencia a la sobre estimación o infraestimación por alguno de ambos métodos.

CONCLUSIONES

El CST ofrece un método alternativo para medir la PIO frente a TAG siendo sus resultados reproducibles.
Una evaluación precisa de la PIO es de gran importancia para el diagnóstico y toma de decisiones en pacientes con patología glaucomatosa. Retraso en la detección y el tratamiento de la PIO elevada en estos ojos puede causar problemas de visión debido al daño en el nervio óptico y el deterioro del campo visual.
En este estudio, se compararon los resultados de un nuevo tonómetro de no contacto Corvis ST, con tonometría tradicional de aplanación de Goldman. Los datos presentados no muestran ninguna diferencia estadísticamente significativa en los valores de la PIO entre los dos dispositivos. Se requieren estudios con un mayor número de pacientes y correlacionando distintos tipos de patología oculares.

 

DESPRENDIMIENTO POSTQUIRÚRGICO DE LA MEMBRANA DE DESCEMET: A PROPÓSITO DE TRES CASOS
Fernández-Vega González Á, García Barberán I.
Centro de Oftalmología Barraquer, Barcelona.

OBJETIVOS

Estudio de tres casos de una complicación postquirúrgica infrecuente pero con graves repercusiones visuales si no es tratado adecuadamente como es el desprendimiento de la membrana de Descemet (DMD) , así como de su tratamiento inyectando gas SF6 al 20% en cámara anterior.

MÉTODOS

Se presentan tres casos de desprendimiento de la membrana de Descemet tras cirugía ocular (2 tras cirugía de cataratas y 1 en un reoperado de trabeculectomía). En el primer caso se inyectó directamente gas SF6 en cámara anterior (CA) para intentar reaplicar la membrana de Descemet desprendida. En los otros dos casos se procedió a intervenir al paciente en dos tiempos. En el primer tiempo se inyectó una burbuja de aire en CA y se mantuvo durante 40 minutos. En el segundo tiempo se retiró la burbuja de aire lentamente y se inyectó una burbuja de unos 9 mm de gas SF6 al 20% en CA para que actuara como tamponador.

RESULTADOS

En dos de los casos se consiguió la reaplicación de la membrana de Descemet manteniendo visiones de 0,7 o superiores. El otro caso, un desprendimiento de la membrana de Descemet bilateral tras cirugía de cataratas, a pesar de conseguir la reaplicación en un primer momento tras la inyección de SF6, no se consiguió mantenerla y tras el fracaso de varios tratamientos con dicho tamponador se optó por realizar un trasplante de endotelio corneal (DSAEK).

CONCLUSIONES

El DMD postquirúrgico es una complicación infrecuente pero que debe ser reconocida y tratada adecuadamente de manera precoz. Habitualmente está relacionada con la cirugía de cataratas pero también está descrita en otras intervenciones. Por lo general el DMD se origina en las incisiones de entrada, sobretodo si han sido excesivamente manipuladas. Dada la alta incidencia de casos bilaterales en los que no se consiguen la reaplicación de la membrana de Descemet, se sospecha la existencia de algún factor predisponente, todavía sin determinar. Consideramos como tratamiento de elección la inyección de gas SF6 al 20% en CA lo antes posible para conseguir la reaplicación de la membrana de Descemet sin dañar el endotelio.

 

SUERO AUTÓLOGO Y CICLOSPORINA A 0,05 %: UNA COMBINACIÓN EFICAZ EN EL TRATAMIENTO DE LOS INFILTRADOS SUBEPITELIALES RESISTENTES A CORTICOTERAPIA
Gálvez Carvajal S, Muñoz Morales A, Frau Aguilera L, Del Trigo Zamora JR, Contreras Díaz M, Ramírez López FJ.
Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla.

OBJETIVOS

Los infiltrados corneales subepiteliales (ISE) son una temida consecuencia de algunas conjuntivitis adenovíricas. En ocasiones suponen un reto para el oftalmólogo ya que su tratamiento puede resultar largo e infructuoso. Presentamos una serie de 7 casos de ISE crónicos resistentes al tratamiento con corticoides tópicos que han respondido al tratamiento combinado de suero autólogo y ciclosporina A al 0,05%.

MÉTODOS

Los pacientes fueron enviados a consulta de córnea por presentar infiltrados subepiteliales crónicos, de 8 meses a 1 año de evolución. Habían sido tratados en ambos casos con corticoides tópicos como la fluorometalona, durante 3 meses, 1 gota 3 veces al día sin encontrar mejoría. A la BMC se observaron múltiples ISE difusos en 5 pacientes y en 2 pacientes ISE únicamente afectando al eje pupilar. Se estableció una pauta de tratamiento con ciclosporina tópica al 0,05% y suero autólogo, 4 veces al día, con una duración de 3 meses, ambos preparados por la farmacia hospitalaria.

RESULTADOS

Se observó una disminución de los ISE y una mejoría de la AV. 4 pacientes presentaron una mejoría significativa de la AV de 0,3-0,4 mejoró a 0,7-0,8 tras el tratamiento y diminución marcada de los ISE. En 2 pacientes se observó desaparición completa de los ISE que afectaban al eje pupilar y por consiguiente una mejora de la AV y en un paciente disminuyeron los ISE pero no mejoró su AV a causa de una catarata que está en espera de intervenirse.

CONCLUSIONES

Los ISE son una entidad que en ocasiones no responde al tratamiento habitual de corticoterapia tópica. Ilustramos 7 casos en los que han respondido al tratamiento combinado de ciclosporina A 0,05% y suero autólogo. Ésta combinación nos parece una herramienta interesante para utilizar en nuestros pacientes ya que es segura y eficaz; y puede ser una alternativa al tratamiento con corticoides si no hay respuesta o si se tienen efectos adversos por su uso (aumento de la PIO, opacificación del cristalino).

 

ESTUDIO COMPARATIVO DE LA MODIFICACIÓN DE LA OSMOLARIDAD EN EICH (ENFERMEDAD INJERTO CONTRA HUÉSPED)
García- Delpech S, Hervás-Ontiveros A, Soler M, Udaondo P, Cisneros Lanuza Á.
Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia.

OBJETIVOS

Es bien conocido que los pacientes con Enfermedad Injerto Contra Huésped (EICH) desarrollan una severa sequedad ocular de difícil tratamiento y con grandes modificaciones en las características de la superficie ocular. En el Hospital la Fe, dado que el servicio de Hematología es un servicio de referencia importante a nivel nacional en ese tipo de patología, tenemos una base de datos grande de pacientes que son vistos en oftalmología. El objetivo sería estimar la osmolaridad de la superficie ocular en el EICH y ver si existe diferencia en la evolución de la osmolaridad mediante el uso de una lágrima hipoosmolar (lubristil) versus no hipoosmolar (artific).

MÉTODOS

15 pacientes diagnosticados de EICH se les realiza un test de Schirmer, un BUT, un estudio de la osmolaridad lagrimal y se estudia el menisco lagrimal mediante OCT. Se estandariza el tratamiento concomitante en este tipo de pacientes (que suele asociar inmunosupresores locales y generales, corticoides en lágrimas, tapones lagrimales, etc.) y una vez estandarizado se pauta en 7 pacientes una gota 6 veces al día de lubristil y en 8 pacientes una gota 3 veces al día de artific en ambos ojos. 30 días después de comenzar el tratamiento se volverá a hacer un test de Schirmer, un estudio de la osmolaridad y un estudio del menisco lagrimal mediante OCT.

RESULTADOS

Se trata de establecer los valores base de osmolaridad en estos pacientes, así como comparar los dos grupos tratados con diferentes lágrimas artificiales, los parámetros a estudio serán el Schirmer, BUT, OCT de la película lagrimal y osmolaridad siendo las modificaciones en este último las que nos valorarán la diferente actuación de la lágrima artificial y la eficacia del lubristil.

CONCLUSIONES

Consideramos el estudio de la osmolaridad lagrimal necesario en los pacientes diagnosticados de EICH con el fin de optimizar el tratamiento y la evolución en estos pacientes.

 

UTILIDAD DE LOS MAPAS EPITELIALES EN EL ESTUDIO DE PATOLOGÍA CORNEAL
García-Delpech S, Hervás-Ontiveros A, Salom D, Udaondo P, Cisneros Lanuza Á.
Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia.

OBJETIVOS

En el presente estudio proponemos la utilidad de los mapas epiteliales corneales mediante OCT con el fin de lograr mayor especificidad y sensibilidad en el diagnóstico de numerosas patologías corneales.

MÉTODOS

Se incluyeron en el estudio 20 pacientes con patología corneal que requerían un estudio complementario. Se les realizó un examen oftalmológico completo incluyendo AV, topografía corneal (Pentacam®) y análisis del mapa epitelial mediante OCT.

RESULTADOS

Se observó una correlación entre la sospecha diagnóstica inicial basada en la topografía corneal y la imagen basada en los mapas epiteliales de la OCT.

CONCLUSIONES

Creemos que el estudio de las alteraciones anatómicas a través del análisis de mapas epiteliales mediante OCT es de gran ayuda en el manejo y seguimiento de los pacientes con patología corneal ya que aporta importante información adicional y es un buen complemento para el estudio anatómico.

 

TRAUMATISMOS OCULARES CON ERIZO DE CASTAÑA: NUESTRA EXPERIENCIA
García García GP, Jurado Guano ND, Muñoz Bellido L.
Hospital El Bierzo, Ponferrada.

OBJETIVOS

Evaluar el manejo y tratamiento médico – quirúrgico de los traumatismos oculares con erizo de castaña registrados en el Hospital el Bierzo en los últimos 5 años.

MATERIAL Y MÉTODO

Se estudiaron de forma prospectiva todos los traumatismos oculares con erizo de castaña en el periodo 2009-2013. Los pacientes fueron detectados en el Servicio de Urgencias y remitidos al Servicio de Oftalmología para estudio oftalmológico completo y tratamiento médico-quirúrgico. Se manejaron 6 casos clínicos en los que las lesiones oscilaron desde la contusión ocular sin afectación corneal hasta el traumatismo con perforación corneal por espinas del erizo de castaña.

RESULTADOS

Los traumatismos oculares con erizo de castaña durante la época de la recolección son relativamente frecuentes en nuestro entorno, y sus consecuencias son muy variadas tanto en su localización, gravedad y forma de presentación clínica. A pesar de que el diagnóstico precoz y un tratamiento rápido por parte del oftalmólogo suele mejorar el pronóstico de estos casos, en algunas situaciones las lesiones oculares secundarias pueden ser clínicamente irreversibles. 5 de los ojos estudiados presentaban espinas del erizo de castaña alojadas en el espesor corneal, mientras que no se hallo lesión por espinas en 1 de ellos. Se registró un caso de perforación corneal asociada a espinas. 3 de los pacientes necesitaron ingreso y tratamiento quirúrgico, dos requirieron tratamiento ambulatorio y se decidió actitud expectante en uno de ellos. Los 6 casos se resolvieron de forma satisfactoria sin complicaciones.

CONCLUSIONES

Una correcta prevención de riesgos laborales y la utilización de gafas de protección ocular adaptadas juegan un papel fundamental para evitar estos accidentes.

 

HYDROPS AGUDO Y PERFORACIÓN CORNEAL BILATERAL EN PACIENTE CON QUERATOGLOBO Y OSTEOGENESIS IMPERFECTA
García-Valcarcel González B1, Balado Vázquez MP1, Gutiérrez P2, Baeza Autillo A1, Monsalve Córdova BR1.
1Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, 2Hospital De Getafe, Madrid.

OBJETIVO

Recordar las manifestaciones corneales relacionadas con la osteogénesis imperfecta y su gravedad.

MÉTODO

Presentamos un paciente diagnosticado de osteogénesis imperfecta con queratoglobo bilateral que presentó hydrops agudo en su ojo izquierdo y posteriormente sufrió ruptura corneal secundaria a un traumatismo menor en ambos ojos.

RESULTADOS

Paciente de 14 años diagnosticado de osteogénesis imperfecta tipo III que presenta a la exploracion:
MAVC: OD 20/100, OI percepción de bultos. BMC: ectasia tipo queratoglobo bilateral, mas avanzada en ojo izquierdo, escleróticas azules. El paciente acude con cuadro de hiperemia y dolor ojo izquierdo con edema corneal y pks (hydrops corneal) que responde a tratamiento con corticoides, hipotensores y cloruro sódico tópico, quedando una imagen de la membrana de Descemet disecada y enrollada a nivel inferior, así como descompensación corneal secundaria. Posteriormente se produce en ojo izquierdo ruptura corneal secundaria a traumatismo contuso banal con afaquia ,glaucoma y proptosis marcada secundaria. Años más tarde se produce ruptura corneal secundaria a traumatismo contuso banal del ojo derecho que requiere queratoplastia penetrante de urgencia. En el momento actual (6 meses después) la MAVC es de 0.3, el injerto no presenta signos de rechazo y la presión intraocular está controlada con hipotensores.

CONCLUSIONES

La osteogénesis imperfecta es un trastorno hereditario caracterizado por una alteración en la síntesis del colágeno tipo I. Las manifestaciones oftalmológicas incluyen: disminución del espesor escleral (escleróticas azules) y corneal con protrusión localizada o generalizada de la misma (queratocono/ queratoglobo)
El queratoglobo es una alteración corneal ectásica rara, generalmente bilateral, siendo el hydrops relativamente frecuente. La ruptura de la córnea espontánea o secundaria a traumatismo no es infrecuente, especialmente cuando la ectasia se asocia a enfermedades del tejido colágeno, siendo la misma de mal pronóstico.

La rehabilitación visual supone un reto importante porque las lentes de contacto semirrígidas están contraindicadas debido al riesgo de ruptura que suponen en un paciente con fragilidad marcada de los tejidos y la ambliopía es frecuente por un debut precoz de la enfermedad corneal que provoca un astigmatismo irregular marcado.
El tratamiento, debido a la extensión del adelgazamiento así como a la debilidad del tejido conectivo asociada, se hace complejo. En muchos casos, se hace necesaria la realización de una queratoplastia de gran diámetro para devolver la arquitectura corneal.

En estos pacientes la necesidad de inmunosupresores tipo corticoide supone un reto añadido pues puede empeorar la fragilidad ósea.

FINANCIACIÓN
Ninguno de los autores tiene algún interés financiero o industrial en la materia o ha recibido remuneración de alguna compañía mencionada.

 

PROFUNDIDAD DE ANILLOS INTRAESTROMALES: FEMTOSEGUNDO VERSUS TÉCNICA MANUAL
Giménez-Almenara Amo FJ, García Catalán MDR, Gallardo Galera JM.
Hospital Reina Sofía, Córdoba.

OBJETIVO

Comparar la variación entre la profundidad programada y la obtenida en pacientes con implante de segmentos intraestromales asistido por láser de femtosegundo y de forma manual.

MATERIAL Y MÉTODOS

Estudio retrospectivo en el que se estudiaron 16 ojos de 13 pacientes con implante de segmentos asistido con láser femtosegundo (Technolas Perfect Vision, Heidelberg, Alemania) y 13 ojos de 13 pacientes con implante manual de segmentos intraestromales de Ferrara (AJL, Álava, España) con un seguimiento postoperatorio superior a tres meses. En todos ellos, se realizó una tomografía de coherencia óptica (Spectralis, Bloss, Heidelberg, Alemania) para comparar la variación de la profundidad programada con la obtenida. En el análisis estadístico se utilizó la prueba no paramétrica U de Mann-Whitney.

RESULTADOS

En el grupo de segmentos implantados con la ayuda del femtosegundo, la edad media de los pacientes era 30,4 ± 14,4 años. La profundidad media del corte programado era de 400 ± 22,21 μm. La profundidad media del corte realizado, medida con OCT, era de 390,68 ± 31,45 μm.
En el grupo de segmentos implantados de forma manual, la edad media era 28,1 ± 10,4 años. La profundidad media del corte programado era de 374,61 ± 19,3 μm. La profundidad media del corte realizado, medida con OCT, era de 395,08 ± 32,21 μm.

La diferencia entre profundidad deseada y realizada era de 9,5 (-2,5: 20,5) μm en el grupo con femtosegundo y de -25 (-43,25: 9,5) μm en los manuales. Esta diferencia era estadísticamente significativa (p = 0,016).

CONCLUSIONES

Existe una diferencia discreta, aunque estadísticamente significativa, entre la profundidad del segmento programada y la obtenida, a favor de los implantados con láser de femtosegundo.

 

CUERPO EXTRAÑO METÁLICO EN ÁNGULO CAMERULAR DE MÁS 30 AÑOS DE EVOLUCIÓN
Hernández Martínez C, Tarazona Jaimes CP, Baeza Díaz M, Marchena Rojas A, Martínez Toldos JJ.
Hospital General Universitario de Elche, Elche.

INTRODUCCIÓN

Los ojos representan el 0.1% de los traumatismos de todo el cuerpo. El rango de edad más frecuente está situada entre los 20 y los 39 años, siendo la afectación más frecuente en hombres (82%). Los cuerpos extraños metálicos constituyen entre 75 y 90 % de los cuerpos extraños intraoculares, y entre 55 y 80 % de estos, son magnéticos. Los cuerpos extraños metálicos rara vez son puros. La toxicidad está estrechamente relacionada con la composición del cuerpo extraño y con el área de la superficie activa más que con el volumen del cuerpo extraño. Entre los cuerpos extraños asociados a toxicidad retiniana se encuentran el hierro, cobre y cobalto. Provocan cuadros de uveítis, endoftalmitis y toxicidad directa sobre la retina con grandes pérdidas visuales, por lo que se recomienda su extracción inmediata.

CASO CLÍNICO

Paciente varón de 75 años que acude a consulta por pérdida de visión en ambos ojos de más de un año de evolución. Su agudeza visual era de 0.4 en ojo derecho (OD) y 0.7 en ojo izquierdo (OI). A la exploración se observó una catarata nuclear moderada en ambos ojos y en el ojo derecho presentaba una lesión corneal periférica y lineal a nivel temporal de aproximadamente 4mm, leve edema estromal y epitelial del tercio externo de la cornea y un cuerpo extraño impactado a ese nivel sobre el ángulo camerular. El paciente refería traumatismo hacía más de 30 años con un cuerpo extraño de estaño y plomo. Se realizó biomicroscopía especular mostrando un patrón de pérdida celular significativo, sin ser posible la obtención del contaje medio de células endoteliales. En el estudio por tomografía de coherencia óptica del ángulo camerular se observó un cuerpo extraño anclado en iris y en contacto directo con el endotelio. Se realizó un electrorretinograma y potenciales evocados resultando normales. En el fondo de ojo se observó una lesión cicatricial paramacular en el ojo derecho, que angiográficamente presentaba un tinción en tiempo precoces que aumentaba en intensidad sin variar su tamaño en tiempo tardíos, sugestiva de lesión cicatricial por membrana neovascular coroidea antigua. Se llevó a cabo la cirugía de la catarata con extracción del cuerpo extraño camerular sin complicaciones intraoperatorias.

RESULTADOS

El paciente evolucionó satisfactoriamente tras la cirugía. El estudio anatomopatológico indica la ausencia de materia biológica en el mismo con un tamaño de 1,3 mm y como propiedades presenta adherencia a magneto por tratarse de cuerpo extraño metálico.

CONCLUSIONES

Los cuerpos extraños intraoculares de origen metálico se relacionan con cuadros inflamatorios de aparición precoz y toxicidad ocular severa, que contrasta con la estabilidad presentada por nuestro paciente, pese al largo tiempo de evolución, siendo su localización en el ángulo camerular la posible explicación. La tomografía de coherencia óptica resultó ser un método eficaz para el estudio del tamaño y localización del cuerpo extraño. La única complicación que hayamos fue la pérdida importante de células endoteliales con inicio de descompensación endotelial por el largo tiempo de contacto directo del cuerpo extraño con el endotelio corneal. Aunque la recomendación deba ser la extracción del cuerpo extraño metálico lo antes posible, el caso de nuestro paciente indica que en raras ocasiones no se produce toxicidad del metal con los tejidos circundantes y se puede comportar como si se tratara de un cuerpo inerte sin provocar metalosis.

 

ANÁLISIS TOPOGRÁFICO-QUERATOMÉTRICO Y MANEJO EN UN CASO DE QUERATOGLOBO CONGÉNITO BILATERAL ASOCIADO A QUERATOCONO
Hervás A1, García- Delpech S1, Benlloch Fornés J2, Udaondo P1, Hurtado- Sarrió M1, Cisneros Lanuza Á1.
1Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia, 2Diffractive Optics Group, University of Valencia, Valencia, Spain.

OBJETIVOS

Mostrar el caso y el manejo clínico de un paciente diagnosticado de queratoglobo bilateral congénito y queratocono que refiere pérdida de agudeza visual (AV) subjetiva en ambos ojos (AO) de meses de evolución.

MÉTODOS

Varón de 29 años diagnosticado de queratoglobo a los 12 años que es remitido por pérdida de AV bilateral subjetiva e hipersensibilidad a la luz de 3 meses de evolución. Presenta antecedentes familiares de queratoglobo y queratocono. A la exploración se evidencia una AV sin corrección de 0, 3 en el ojo derecho (OD) y de 0,1 en el ojo izquierdo (OI). Con corrección la AV es de 1.15 (-1.50 (- 1 X180o) en el OD y de 0,9 (-2.0 (-3.5 a 40o). A la biomicroscopía se encuentran córneas transparentes, diámetro corneal aumentado (14,5 mm) en AO, adelgazamiento corneal generalizado de periferia a ápex corneal y cámara anterior muy profunda. A su vez presenta iridodonesis bilateral marcada sin luxación del cristalino y un reflejo en tijera moderado. En el OI presenta además una córnea deforme oval, ligeramente inclinada inferiormente. La presión intraocular con tonómetro de aire es de 9 en OD y 8 en el OI. El fondo de ojo no presentaba alteraciones. La topografía corneal Pentacam® confirma un astigmatismo regular en el OD e irregular en el OI con K media de 45.1 D (Kmax: 46.2D y Kmin: 44.0D) en OD y 45.5D (Kmax: 46.7D y K min: 44.4D) en OI. Paquimetría central de 379 micras en el OD y 395 en el OI. La profundidad de la cámara anterior se mantiene en valores de 5,34 mm en OD y 5,30 en el OI.

RESULTADOS

Ante el diagnóstico de queratoglobo bilateral asociado queratocono en el OI, y dada la pérdida de visión subjetiva que presentaba con su gafa desde hacía meses, decidimos una adaptación a lentes de contacto (LC) esclerales en AO. A los 2 meses mejoró la sensibilidad a la luz manteniendo una corrección óptica óptima.

CONCLUSIONES

Estamos ante un paciente joven con córneas de diámetro aumentado y un adelgazamiento marcado con diagnóstico de queratoglobo bilateral y queratocono en el OI. A pesar de ser una patología mínimamente progresiva, con frecuencia desarrollan hidrops agudos o roturas corneales espontáneas o tras traumas leves. Debido a los pobres resultados quirúrgicos, se prefiere la vigilancia y manejo médico en caso de mantenerse buena AV.

 

TRANSPLANTE HETERÓLOGO DE CÉLULAS LÍMBICAS Y RECUBRIMIENTO CON CONJUNTIVA
Hervás- Ontiveros A, García- Delpech S, Udaondo P, Salom D, Hurtado- Sarrió M, Cisneros Lanuza Á.
Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia.

OBJETIVOS

Evaluar la eficacia a largo plazo y el posible uso del alotransplante de células limbares asociado a recubrimiento conjuntival en un paciente con insuficiencia límbica severa.

MÉTODOS

Paciente varón de 63 años intervenido en numerosas ocasiones (2 en ojo derecho y 3 en ojo izquierdo (OI) ) de queratoplastia perforante en ambos ojos debido a una insuficiencia límbica bilateral severa. La agudeza visual (AV) en el OI tras el tercer trasplante era de percepción de luz presentando una opacidad total del injerto con abundantes neovasos y alteración epitelial severa.

RESULTADOS

Se interviene quirúrgicamente en el OI realizándose un trasplante heterólogo de limbo parcial y recubrimiento posterior con conjuntiva, con buena evolución postoperatoria. Actualmente y a los 6 meses de la intervención, la AV se mantiene en valores aceptables. El limbo se visualiza libre con una disminución de la opacidad del injerto y de la neovascularización con regresión evidente de los vasos conjuntivales.

CONCLUSIONES

Pacientes con deficiencias limbares sufren frecuentemente disminución de la visión y, generalmente, son pobres candidatos para el trasplante corneal convencional. Además, si preexiste vascularización corneal e inflamación, el riesgo de rechazo se incrementa. Es posible la aplicación del trasplante de células madre limbares con el fin de reconstruir la superficie ocular en deficiencias límbicas severas.

 

PTK COMO TRATAMIENTO DE OPACIDADES CORNEALES EN CONJUNTIVITIS ADENOVÍRICAS
Martín Calvo C, Prats Vidal P, Mauricio Casanovas J, Costa Vila J.
Admiravision, Barcelona.

OBJETIVO

En ocasiones, tras una conjuntivitis adenovírica puede aparecer queratitis numular y opacidades corneales. El tratamiento de éstas depende básicamente de la afectación visual del paciente. Como opciones de tratamiento médico se han descrito, entre otros, el uso de corticosteroides tópicos y de ciclosporina tópica. En algunos casos es necesario el tratamiento quirúrgico, entre otros, el trasplante lamelar y laqueratectomía fototerapéutica (PTK).

El objetivo de nuestro trabajo es hacer una descripción del tratamiento con PTK a través de tres casos clínicos.

MÉTODO

Presentamos tres casos clínicos de opacidades corneales por queratitis numular postconjuntivitis adenovírica tratados en nuestro centro mediante PTK.
Evaluamos la AV y la Modulación Transfer Function (MTF) del OQAS©como datos a valorar antes y después de la PTK. Comenzamos valorando profundidad de las opacidades mediante tomografía de coherencia óptica (OCT), desechando aquellos pacientes con córneas insuficientes para el procedimiento quirúrgico. Realizamos PTK de zona óptica mínima 6.5 mm y profundidad variable dependiendo de los datos obtenidos con OCT (profundad de las opacidades y paquimetría corneal). No realizamos ninguna otra maniobra para retirar el epitelio. Usamos mitomicina C 0.002% durante 30 segundos para minimizar la posibilidad de haze. Colocamos una lente de contacto terapéutica para disminuir los síntomas postquirúrgicos. Realizamos controles a la semana, al mes y a los dos meses, todos ellos con AV y OQAS©

RESULTADOS

Se trata de dos varones y una mujer con agudeza visual con corrección (AVcc<0.4) prequirúrgica en todos los casos. La paquimetría postoperatoria esperada con epitelio fue >400μ. Todos los pacientes han mejorado su AV en tres líneas o más en el control de los dos meses. La MTF también ha presentado una mejora importante objetivable mediante OQAS.

CONCLUSIONES

El tratamiento mediante PTK es una alternativa eficaz para la mejora de AV en este tipo de pacientes. En nuestra casuística hemos podido evitar la realización de queratoplastias lamelares en todos los casos que eran aptos para PTK.

Ninguno de los autores tiene ningún interés económico.

 

VORICONAZOL TÓPICO COMO TRATAMIENTO DE PRIMERA LÍNEA EN QUERATITIS POR ACANTHAMOEBA
Mingorance Moya E, Del Campo Carrasco Z, Campos Arcos MC, Domènech Berganzo M.
Hospital de Sant Pau, IOC, Barcelona.

INTRODUCCIÓN

La queratitis por Acanthamoeba es una infección protozoaria subaguda de prevalencia creciente, asociada al uso de lentes de contacto (LC). Su presentación clínica variable e inespecífica puede imitar las manifestaciones de una queratitis vírica, fúngica o bacteriana. El retraso en el diagnóstico y tratamiento, es determinante en el pronóstico visual final de estos pacientes.

El tratamiento común de elección para queratitis por Acanthamoeba es la combinación de una biguanida (Polihexametileno biguanida (PHMB) o clorhexidina) con una diamidina (hexamidina o propamidina). Sin embargo, la aparición de resistencias y su dificultad para eliminar el parásito enquistado, a menudo pone en entredicho el efecto amebicida de estos fármacos clásicos. Recientemente se ha sugerido el voriconazol, un triazol de segunda generación que inhibe la síntesis de ergoesterol, como una alternativa de tratamiento eficaz contra Acanthamoeba. Estudios in vitro han demostrado su efecto supresor sobre los trofozoítos y quistes de la mayoría de las cepas; y en la práctica clínica, su uso como coadyuvante de las biguanidas ha reportado resultados satisfactorios.

CASO CLÍNICO

Varón de 46 años, portador diario de LC, consultó de urgencia por enrojecimiento y dolor intenso en ojo derecho de 3 días de evolución. La agudeza visual (AV) era de cuenta dedos, y la exploración biomicroscópica mostró una hiperemia conjuntival marcada, con presencia de infiltrados perineurales en estroma corneal. El cuadro clínico se orientó como queratitis por Acanthamoeba, y ante la imposibilidad de disponer de diamidinas de forma inmediata, se optó por iniciar tratamiento tópico con clorhexidina 0,02% y Voriconazol 1% cada hora. A las 72 horas, apareció un infiltrado estromal anular central con un defecto epitelial paracentral asociado. Los cultivos del raspado corneal fueron negativos para hongos y bacterias. A las 3 semanas de tratamiento, el paciente experimentó gran mejoría clínica, con reducción del dolor ocular, AV de 4/10, disminución de la densidad del infiltrado y cierre del defecto epitelial. En la actualidad, 5 meses después, el tratamiento se ha reducido progresivamente hasta mantenerse 3 veces al día, asociándose a corticoesteroides tópicos. Persiste una opacidad subepitelial central leve con una AV de 7/10.

CONCLUSIÓN

La alta sospecha clínica de infección corneal amebiana y la instauración de tratamiento precoz con clorhexidina y voriconazol tópicos, consiguieron en nuestro paciente una respuesta rápida y favorable del cuadro. En la literatura, los casos de queratitis por Acanthamoeba tratada con voriconazol son escasos, pero en todos se reporta una buena eficacia del fármaco; a pesar de que en la mayoría se usó como tratamiento de segunda línea en pacientes resistentes a la terapia clásica y siempre como coadyuvante de biguanidas. Son necesarios estudios a gran escala que permitan establecer el papel real de voriconazol en el manejo de la infección amebiana.

En conclusión, creemos que debe considerarse el uso de voriconazol tópico, en monoterapia o asociado a una biguanida, como tratamiento de primera línea en la queratitis por Acanthamoeba, teniendo en cuenta los resultados obtenidos y que las diamidinas no existen comercializadas en nuestro país.

 

SÍNDROME DE URRETS-ZAVALIA TRAS QUERATOPLASTIA LAMELAR PROFUNDA CON MICROPERFORACIÓN EN PACIENTE CON QUERATOCONO
Navarro Navarro A, Hernández Martínez C, Tarazona Jaimes CP, Clavel Laria J, Martínez Toldos JJ.
Hospital General Universitario de Elche, Elche.

INTRODUCCIÓN

El síndrome de Urrets-Zavalia (U-Z) consiste en una pupila dilatada fija con atrofia de iris. Se ha descrito tras queratoplastia penetrante, lamelar profunda (DALK), endotelial (EK), y otras cirugías intraoculares. El mecanismo etiopatogénico es desconocido, pero se han descrito factores predisponentes, como midriasis pre o postquirúrgica, presión intraocular (PIO) aumentada, trauma quirúrgico, bloqueo pupilar y catarata glaucomatosa. Se cree que se produce isquemia secundaria a oclusión de los vasos de la raíz del iris por aumento de PIO postoperatoria, pudiendo deberse a inyección de aire en cámara anterior (CA) durante la cirugía.

CASO CLÍNICO

Varón de 32 años con agudeza visual mejor corregida (AVMC) de cuenta dedos a 30 cm en ojo izquierdo, intervenido con segmentos corneales por queratocono con absceso estromal posterior y extrusión del segmento, resultando en leucoma inferior, adelgazamiento corneal y posible afectación de la capa de Descemet inferonasal. Se plantea DALK pre-descemética, con anestesia peribulbar. Durante la cirugía, en la disección manual, se produce microperforación de Descemet en la zona de fibrosis residual, por lo que se inyecta aire en CA, y se continúa la disección sin otras complicaciones intraquirúrgicas, sin viscoelásticos y comprobando PIO digital. El paciente refiere dolor intenso punzante a nivel ciliar desde 10 horas tras cirugía, tratado en urgencias con acetazolamida y analgesia, y con manitol intravenoso el día siguiente por PIO digital dudosa, además de hipotensor tópico, corticoides y antibióticos según protocolo. Al examen por biomicroscopía el primer día postoperatorio se aprecia buen aspecto del injerto, con burbuja de aire que ocupa la mitad superior de la CA. El dolor cede finalmente con tramadol a las 24 horas de la cirugía. En el 6o día se objetiva pupila dilatada con sinequias posteriores y disrupción y plegamiento de Descemet a nivel de la microperforación corroborado mediante tomografía de coherencia óptica (OCT), indicando cirugía para reponer Descemet mediante reinyección de aire y sinequiolisis. Posteriormente se observa inicio de catarata cortical anterior, despigmentación iridiana, midriasis no farmacológica que no cede con pilocarpina, pliegue Descemet similar con edema estromal circundante y PIO de 20 mmHg. Se diagnostica síndrome de U-Z.

RESULTADOS

2 meses tras DALK, el paciente presenta buen aspecto de la queratoplastia, córnea transparente sin apenas fibrosis en la interfase, estroma residual bastante regular y uniforme de 100 micras con defecto lineal de Descemet periférico, ausencia de edema circundante y signos inflamatorios, catarata cortical anterior central y pupila dilatada fija con iris parcialmente despigmentado. La AVMC es de 0.1 con PIO de 18 mmHg y recuento endotelial central de 2067 células. Se ha indicado cirugía de catarata con implante de lente intraocular asociada a pupiloplastia (6 meses post-queratoplastia, para minimizar la refracción residual).

Se revisaron los posibles factores predisponentes para la aparición de este síndrome en nuestro paciente. Se ha sugerido mayor facilidad para la oclusión de vasos iridianos ante un aumento de PIO en queratocono por la menor rigidez ocular que presentan, lo que puede provocar isquemia del iris. Aunque el U-Z se describió originariamente en queratoplastias penetrantes, también se han publicado casos de DALK y EK con inyección de aire en CA como denominador común, algunos con uso de midriáticos, otros con aumento de PIO objetivado. En nuestro caso, descartamos la midriasis farmacológica como causa. Sin embargo, la inyección de aire en un ojo predispuesto, sí puede haber sido precipitante al producir aumento de la PIO, aunque éste no fue demostrado en la exploración. También se ha descrito la lesión del ganglio ciliar en la anestesia peribulbar como mecanismo. Nuestro paciente presentó un dolor punzante que refería en la zona supraciliar, pero no dolor ocular ni cortejo vegetativo.

CONCLUSIONES

El síndrome de Urrets-Zavalia es una complicación conocida pero poco frecuente en la cirugía intraocular, especialmente en queratoplastias. Se ha descrito en diversas patologías de base, pero los ojos queratocónicos parecen tener una estructura ocular predisponente. Según nuestra experiencia, y de acuerdo a los estudios publicados, se debe evitar el aumento brusco de PIO en el postoperatorio inmediato, sobre todo en pacientes fáquicos con queratocono. En nuestro caso, pensamos en dos posibles causas: un aumento inmediato de la PIO no objetivado, debido a la inyección de aire en CA; o una complicación de la anestesia peribulbar (posible lesión del ganglio ciliar) por el tipo, localización y evolución del dolor. La presencia de catarata cortical anterior nos hace decantarnos por el aumento de PIO como causante. Nuestro paciente asoció además un pliegue lineal endotelial con defecto de Descemet en la zona de microperforación quirúrgica, objetivado en biomicroscopía y OCT, que ha mejorado a lo largo de las semanas a pesar del intento fallido de reposición, por lo que recalcamos el papel de la OCT en el diagnóstico y seguimiento de complicaciones similares.

FINANCIACIÓN

Ninguno de las autores involucrados en este estudio tiene interés financiero o industrial en la materia ni ha recibido financiación económica.

 

ABSCESO CORNEAL RECIDIVANTE POR PSEUDOMONA AERUGINOSA RESISTENTE A QUINOLONAS; MANEJO MÉDICO Y QUIRÚRGICO. A PROPÓSITO DE UN CASO
Pallás H, Arrieta A, Abarzuza R, Del Río JL.
Hospital San Pedro. Logroño, La Rioja.

OBJETIVOS

Caso clínico del manejo diagnóstico y terapéutico de queratitis infecciosa con absceso y “melting” corneal por Pseudomona aeruginosa resistente a quinolonas, con riesgo de evolución a Endoftalmitis, en paciente portador de lentillas.

MATERIAL Y MÉTODOS

Presentamos el caso de una paciente de 24 años, sin antecedentes personales sistémicos de interés, con únicos antecedentes oftalmológicos de miopía y astigmatismo leves, portadora de lentillas, que acude a urgencias de nuestro hospital por empeoramiento de su ojo izquierdo que estaba siendo tratado desde hacía 7 días con pomada de gentamicina y colirio de norfloxacino con escasa mejoría en el curso de una conjuntivitis diagnosticada en su Centro de Salud.

A su llegada presenta hiperemia intensa con escozor y epifora con secreciones amarillentas, edema palpebral y agudeza visual de percepción de luz, junto con la aparición de una lesión corneal central, blanquecina y redondeada. Mostramos la singularidad de la presentación y evolución rápida del caso, analizando el diagnostico diferencial, los resultados de las muestras obtenidas así como el tratamiento empírico inicial modificado posteriormente en base a los resultados de los cultivos y la respuesta a los mismos para el control de la infección. Posteriormente se objetiva semanas después del control de la infección, un empeoramiento clínico con nueva recidiva de la infección previa que requiere de un tratamiento -en fase aguda de la recidiva infecciosa- más agresivo en ese momento, requiriendo una queratoplastia penetrante bajo tratamiento intenso.

RESULTADOS

Mostramos el manejo diagnóstico y el tratamiento empírico antibiótico y antiinflamatorio intenso inicial tanto sistémico como tópico con colirios reforzados seguido por nuestro servicio, junto a los resultados de los cultivos realizados, y que nos permiten individualizar y optimizar el mejor tratamiento en este caso para estabilizar el cuadro clínico, frente a otras terapias más agresivas iniciales que se reservan para casos de nula respuesta terapéutica o para recidivas graves posteriores de la misma patología tras una buena respuesta inicial.

CONCLUSIONES

La queratoplastia penetrante en casos de abscesos corneales graves con afectación corneal importante por gérmenes agresivos y resistentes a antibióticos de elección, es una opción válida en fase aguda de éstos cuadros ante mala respuesta inicial, así como en las recidivas posteriores tras la estabilización clínica inicial con tratamiento médico –como en nuestro caso- que no responden satisfactoriamente; en este caso mostramos como el trasplante de cornea de espesor completo permite un control final de la infección junto con un buen resultado visual final.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

 

QUERATITIS AMEBIANA EN ESTADIO INICIAL. IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO PRECOZ
Pastor Bernier JC1, Lucas Elió G2, Ortega García M2, Caballero Agudo JA1, Ruiz Sará JE1, Piñero Sánchez Á1, Pio Silva A1, Yuste Ballesta R1, Ruiz Sánchez M1, Cañizares Baos B1.
1Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, El Palmar (Murcia), 2Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, El Palmar (Murcia).

OBJETIVOS

Dar a conocer la relevancia del diagnóstico e inicio temprano de tratamiento para lograr un pronóstico favorable en pacientes afectos de queratitis por Acanthamoeba.

MÉTODOS

Se expone un caso de queratitis amebiana incipiente que se siguió de manera estrecha en nuestro servicio, presentando una detallada documentación gráfica de toda su evolución desde el diagnóstico hasta su resolución.

RESULTADOS

Se presenta el caso de un paciente joven, en el que por la clínica y exploración compatible, se plantea el diagnóstico diferencial de una posible queratitis amebiana. Se inicia tratamiento empírico precoz según pauta definida por el Moorfields Eye Hospital (combinación de biguanida y diamidina tópica), con evolución óptima y resolución completa funcional y estructural. Posteriormente se confirma el diagnóstico con PCR. Con la descripción de este caso se muestra la importancia de la sospecha precoz en el pronóstico visual final de queratitis amebiana en pacientes portadores de lentes de contacto con queratitis atípica.

CONCLUSIONES

Resulta fundamental la sospecha clínica en estadios iniciales para instaurar precozmente el tratamiento dado que mejora sustancialmente el pronóstico.
Este caso es de especial interés por aportar extensa documentación fotográfica de esta patología y de sus características biomicroscópicas en estadios muy iniciales que la diferencian de estadios más avanzados ampliamente conocidos.

FINANCIACIÓN

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

 

ECTASIA CORNEAL SEVERA Y ADELGAZAMIENTO ESTROMAL TRAS 12 MESES DE USO CONTINUO DE LENTES DE CONTACTO
Rico Sergado L, Pérez Canales JL, Pérez Santonja JJ.
Hospital General Universitario de Alicante, Alicante.

INTRODUCCIÓN

Muchas han sido las alteraciones corneales descritas asociadas al uso de lentes de contacto (LC) tales como las erosiones epiteliales, las queratitis infecciosas y la neovascularización corneal. Las LC actúan como una barrera física para la transmisión de oxígeno, la hipoxia crónica inducida así como los microtraumatismos generados por el movimiento de la LC con el parpadeo, podrían ser los responsables de los cambios estructurales y funcionales de la córnea en pacientes portadores de LC.

CASO CLÍNICO

Presentamos el caso de una mujer de 53 años de edad diagnosticada de trastorno depresivo mayor que es remitida a nuestro servicio por supuesta deformación del ojo derecho (OD). Como antecedentes de interés, destacaba el uso de lentes de contacto blandas de forma continuada, 24 horas al día, durante al menos 12 meses. La mejor agudeza visual corregida (MAVC) era de no percepción de luz en OD y de 0’5 en ojo izquierdo (OI). La biomicroscopía del OD revelaba una deformación corneal de aspecto cónico, neovascularización extensa, adelgazamiento estromal severo con descemetocele y protusión del iris. En el OI destacaba la presencia de la lente de contacto así como de múltiples opacidades corneales, neovascularización y signos de inflamación en cámara anterior. Se decidió realizar evisceración del OD, descartándose el resto de posibilidades. El OI se mantuvo con tratamiento antiinflamatorio tópico durante un mes alcanzando una MAVC de 0’6.

CONCLUSIONES

Este caso muestra las alteraciones estructurales severas ocasionadas por el uso de LC de forma abusiva. La ausencia de células gigantes multinucleadas o de inflamación granulomatosa en la muestra de anatomía patológica así como de signos clínicos de infección, hacen menos probable el origen infeccioso del cuadro.

 

TRATAMIENTO CON MITOMICINA C EN UN CASO DE MELANOSIS ADQUIRIDA PRIMARIA CON SIGNOS DE ATIPIA
Sánchez Jayussi S, Quintana Conte R, Mauricio Casanovas J, Martin Calvo C, Costa Vila J.
Admiravisión, Barcelona.

OBJETIVOS

La melanosis adquirida primaria (MAP) es un trastorno unilateral infrecuente que se caracteriza por una proliferación de melanocitos epiteliales conjuntivales. Consiste en una lesión pigmentada conjuntival plana de extensión variable, considerada premaligna, que transformarse en melanoma, especialmente aquellas lesiones que presentan atipia citológica. Presentamos el caso clínico de una paciente con una tumoración conjuntival pigmentada diagnosticada de MAP con atipia.

MÉTODOS

Revisión de historia clínica de paciente femenina de 67 años sin antecedentes patológicos de interés que acude a urgencias por sensación de cuerpo extraño en ojo izquierdo (OI) de 3 semanas de evolución. Como antecedentes oftalmológicos destacan: una melanosis conjuntival en OI de años de evolución, filiada por biopsia previa 3 años antes como melanosis adquirida primaria con moderada atipia sin invasión corneal y una puntoplastia bilateral. En la biomicroscopia presenta un área extensa de melanosis conjuntival nasal que invade y sobrepasa el limbo afectando el epitelio corneal. La mejor agudeza visual corregida era de 1.0 y la presión intraocular así como el fondo de ojo eran normales.

RESULTADOS

Se inicia tratamiento con Mitomicina Ctópica debido al crecimiento de la lesión. A los 10 días presenta efectos secundarios del tratamiento (conjuntivitis y edema palpebral severo), por lo que se suspende hasta mejora del cuadro y se pautan antibióticos y corticoides tópicos. Posteriormente reinicia el tratamiento y lo completa unas durante 7 semanas, con disminución del tamaño evidente de la lesión. A los 3 meses de iniciar tratamiento se observa melanosis residual en el limbo de 12 a 6 horas sin invasión corneal, así como queratitis puntacta fina y edema conjuntival. Se decide suspender nuevamente la mitomicina por efectos secundarios e intolerancia por parte de la paciente y mantener una conducta expectante. Dos meses más tarde aun presenta pigmentación en el limbo esclerocorneal y en zona de conjuntiva hasta 5 mm desde limbo que afecta de 1 a 6 horas. A los 9 meses no hay restos de tumor pero se la paciente refiere epifora constante en OI con el punto lagrimal inferior cerrado asociado a simblefaron desde la carúncula hasta el canalículo. Actualmente la paciente se mantiene sin signos de recidiva del tumor y pendiente de valorar posibilidad de DCR con tubo de Jones.

CONCLUSIONES

Se recomienda realizar un seguimiento a largo plazo de los pacientes con melanosis adquirida primaria con atipia, por su alto porcentaje de transformación maligna hacia melanoma. La mitomicina C es un tratamiento efectivo en esta patología, aunque puede provocar efectos secundarios e intolerancia por parte de los pacientes. Se pueden valorar otras alternativas terapéuticas como el interferon alfa 2 b o la resección quirúrgica asociada a crioterapia cuando no son lesiones extensas.

 

EVOLUCIÓN Y MANEJO TERAPÉUTICO DE DOS CASOS CLÍNICOS CON QUERATITIS FÚNGICA: ALTERNARIA ALTERNATA Y FUSARIUM SOLANI
Tarazona Jaimes C, Navarro Navarro A, Hernández Martínez C, Clavel Laria J, Martínez Toldos JJ.
Hospital general Universitario de Elche, Elche.

OBJETIVO (INTRODUCCIÓN)

La queratitis fúngica representa un reto para el oftalmólogo por su diagnóstico clínico y su manejo terapéutico. Son comunes los errores en el diagnóstico inicial, debido a su difícil diferenciación clínica de la queratitis bacteriana supurativa, así como la baja rentabilidad de los cultivos. Presentamos dos casos clínicos con evolución clínica diferente. El primero con antecedentes de sospecha de infección fúngica y posterior confirmación microbiológica, favoreciendo la rápida instauración de tratamiento antifúngico y su favorable resolución. El segundo caso, con una presentación clínica solapada y cultivos negativos, que dificultaron su manejo y determinaron una evolución clínica más tórpida.

MÉTODO Y RESULTADOS (CASOS CLÍNICOS)

Caso clínico 1:
Varón de 43 años valorado por enrojecimiento y dolor de ojo derecho tras traumatismo con hoja de granado. Presenta úlcera paracentral con infiltración estromal adyacente de bordes plumosos sugestivo de infección fúngica. Se toma muestra para cultivo procurando obtener estroma anterior. Se instaura tratamiento tópico con tobramicina y ofloxacino. El cultivo evidencia crecimiento de hongo filamentoso identificado como Alternaria alternata. Se inició tratamiento con colirio de natamicina al 5% cada hora y voriconazol al 1 % cada 2 horas y profilaxis antibiótica con moxifloxacino cada 4 horas. A las tres semanas la úlcera evolucionó favorablemente con disminución del infiltrado y epitelización de la misma. A las cuatro semanas dada la buena respuesta se decide iniciar tratamiento con colirio de fluorometolona tres veces al día. Dos meses después, el paciente presenta un leucoma paracentral que no afecta eje visual con agudeza visual de 1.0. Caso clínico 2:
Mujer de 39 años usuaria ocasional de lentillas de contacto blandas, valorada por recidiva de queratitis epitelial herpética sin signos de sobreinfección bacteriana. Se decide tratamiento con valaciclovir 500mg/8hrs, ganciclovir tópico cada 6 hrs y profilaxis antibiótica con tobramicina . Tras cinco días de tratamiento presenta úlcera menos ramificada e inicio de Tyndall 2+. Se añade prednisolona tópica cada 8 hrs. A las dos semanas, aparece un infiltrado en estroma anterior de bordes ramificados, adyacente a la úlcera. Ante la sospecha de una sobreinfección bacteriana, se toman muestras para cultivo, se suspende la prednisolona tópica y se inicia tratamiento tópico con tobramicina y ofloxacino alternados cada hora. A partir de entonces, presenta una evolución tórpida con aumento del infiltrado estromal y defecto epitelial central persistente. Los cultivos fueron negativos y a pesar de iniciar tratamiento con colirios de vancomicina y ceftazidima reforzados cada hora, desarrolló hipopión de 2 mm, con aumento del Tyndall 4+, hiperemia conjuntival y dolor ocular muy intenso a pesar de tratamiento oral con analgésicos y opiaceos orales. Tras seis semanas se realiza queratoplastia penetrante en caliente, y se envío la cornea receptora para estudio microbiológico y anatomo-patológico. Tratamiento postoperatorio: natamicina al 5% horaria y voriconazol 200mg/12 horas v.o, valaciclovir 500 mg/día v.o, antiedema colirio cada 6 hrs, cobertura antibiótica tópica y cicloplejía. Se suspenden los corticoides orales y se pauta dexametasona cada 12 hrs y ciclosporina 1% cada 6 hrs. En el cultivo se aisla hongo filamentoso identificado como Fusarium solani. Se realiza inyección intracamerular e intravitrea de voriconazol (100 microgr/0.1ml) a la semana y a las dos semanas de la queratoplastia. A las seis semanas, permanece sin signos de recurrencia de la infección fúngica en el trasplante. Se suspende el tratamiento antifúngico y se mantiene tratamiento con prednisolona tópica cada 8 hrs. Actualmente presenta opacificación del botón corneal con fibrosis estromal y catarata subcapsular anterior. La paciente presenta una AV de movimiento de manos y esta pendiente de realizar nueva QP.

CONCLUSIONES

Los estudios que comparan las manifestaciones clínicas de las queratitis bacterianas y fúngicas han demostrado que no es posible diferenciarlas clínicamente. La presencia de factores de riesgo (usuarios de lentillas, traumatismos con vegetales, uso de corticoides) junto con la falta de respuesta al tratamiento antibiótico son señales de alerta. La natamicina es el antifúngico de elección frente a los hongos filamentosos, sin embargo este colirio no esta disponible en España, es necesario solicitarlo al extranjero. Es importante debridar el epitelio corneal para favorecer la penetración de los antifúngicos.

En el segundo caso clínico, se recurrió a la queratoplastia penetrante QP) como medida terapéutica y a la vez diagnóstica. El uso de corticoides tópicos en el manejo postoperatorio es controvertido. Se prefiere limitar su uso y realizar un tratamiento antifúngico agresivo hasta completar 4-6 semanas. Algunas publicaciones sugieren el uso de ciclosporina tópica al 1% 3-4 veces/día como alternativa a los corticoides tópicos por sus propiedades antifúngicas y antiinflamatorias. La respuesta inflamatoria por la toxicidad de los antifúngicos puede confundirse con una infección persistente. Si se sospecha toxicidad y el tratamiento tópico antifúngico ha sido el adecuado durante al menos 4-6 semanas puede suspenderse y valorar al paciente de cerca.

 

PREVALENCIA DE QUERATOCONO EN POBLACIÓN ADOLESCENTE EN MÉXICO
Valdez García JE, Sepúlveda R, Salazar Martínez J, Lozano Ramírez JF.
Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud Tecnológico de Monterrey, Cátedra de Oftalmología y Ciencias Visuales.

OBJETIVO

Explorar la epidemiología del queratocono en México en adolescentes y comparar la prevalencia con reportes internacionales. Este estudio identificó patologías asociadas y evaluó el manejo de estos pacientes.

MÉTODOS

Estudio retrospectivo en una clínica oftalmológica; 500 expedientes fueron aleatoriamente seleccionados de pacientes entre 10 y 20 años de edad, obteniendo: identificación del paciente, sexo, fecha de nacimiento y edad, tres diagnósticos principales en su primer visita, refracción y agudeza visual en ambos ojos. Posterior a la captura de datos, se realizó el análisis estadístico.

RESULTADOS

La tasa de prevalencia de queratocono fue de 1.8%, afectando al 66% de las mujeres y el 33% de hombres. La edad media de presentación fue de 16.1 años de edad. El error refractivo asociado a queratocono más común fue astigmatismo miópico compuesto (44%); 88.8% se presentó con bilateralidad. La mayoría de los pacientes se trató de manera conservadora.

CONCLUSIONES

A través de este estudio, encontramos que nuestros resultados concuerdan con lo publicado internacionalmente en referencia al inicio temprano del queratocono y la bilateralidad. Pero, contrario a lo reportado, fue evidente que esta condición es más prevalente entre las mujeres de nuestra muestra, además no se encontraron patologías asociadas a queratocono.

FINANCIACIÓN

No se recibió financiación por parte de la institución u otra institución o compañía para la realización de ésta investigación. No existe interés financiero o industrial o se ha recibido remuneración de alguna compañía para este estudio.

 

MANEJO DEL PACIENTE CON QUERATOCONO EN NUESTRO HOSPITAL
Valero Marcos A1, Fernández Pérez J1, Jiménez Velázquez JA1, Martínez Peña FJ1, Pérez Morales MJ2.
1Q Vision, Almería, 2Complejo Hospitalario Torecardenas, Almería.

INTRODUCCIÓN

El queratocono es una enfermedad de la córnea que evoluciona de forma progresiva, durante esta evolución la córnea adopta una forma cónica irregular debido a la alteración de la estructura interna del tejido corneal. Produciéndose un adelgazamiento de la córnea en su zona central o paracentral y una elevación de la cara posterior corneal asociada a un alto astigmatismo irregular, lo cual provoca aberraciones oculares no compensables con gafa.

PROPÓSITO

Siendo centro de referencia en Andalucía Oriental proponemos un protocolo de actuación esquemático e ilustrativo que facilita el manejo de estos pacientes.

MÉTODO

Incluimos diagnóstico del paciente, pruebas a realizar, clasificación del queratocono, tratamiento indicado en cada caso, pautas y seguimiento.

CONCLUSIONES

El aumento de la patología ectásica en la últimas décadas debido a cirugía refractiva necesita de protocolos de actuación y de la buena interpretación de las técnicas diagnósticas que nos faciliten el manejo de estos pacientes.

 

EL SÍNDROME DE OJO SECO Y DISFUNCIÓN DE GLÁNDULAS DE MEIBOMIO. SONDAJE. RESULTADOS PRE Y POSTQUIRÚRGICOS
Vendrell Gómez C1, Cancino Muñoz R2.
1ICO y Hospital de Viladecans, Barcelona y Viladecans, 2ICO, Barcelona.

OBJETIVO

Comparar los resultados de Tear Break up Time (TBUT), test de Oxford y Ocular Surface Disease Index (OSDI) en los pacientes con síndrome de ojo seco (SOS) que presentan disfunción de glándulas de Meibomio (DGM) , previo al tratamiento quirúrgico (sondaje de glándulas de Meibomio (GM)) y a los 3 meses.

MÉTODO

Se incluyeron 38 ojos de 22 pacientes con SOS y DGM que fueron tratados durante 3 meses con calor, masaje, antibióticos tópicos (azitromicina, cloramfenicol, eritromicina,…), antiinflamatorios tópicos, omega-3 vía oral y lágrimas sin conservantes (hialuronato sódico, carbómeros, …) y que , posteriormente se les realizó un sondaje de GM debido a la persistencia de la sintomatología. Se recogen los datos del TBUT, test de Oxford y OSDI en el preoperatorio y a los 3 meses del tratamiento.

RESULTADOS

Se observa mejoría franca en los valores de TBUT, test de Oxford y OSDI respecto a los valores prequirúrgicos. La mayoría de los pacientes han mejorado su sintomatología ocular matutina.
El sondaje de las GM es un tratamiento emergente que juega un rol importante en aliviar los signos y síntomas del ojo seco con DGM.

IMPLANTE DE INLAY INTRACORNEAL BILATERAL EN PACIENTE CON HIPERMETROPÍA BAJA
Aramburu Del Boz AM, Ruiz Mesa R.
Oftalvist Jerez, Jerez de la frontera, Cádiz.

OBJETIVO

Evaluar los resultados visuales de una paciente hipermetrope y présbita intervenido mediante cirugía con implante bilateral de Inlays intracorneales.

MÉTODO

Paciente mujer, de 49 años, hipermetrope y présbita e interesada en cirugía refractiva. En la exploración oftalmológica se observa una agudeza visual (AV) sin corrección de 0.8 en ambos ojos (AO) y una AV corregida de la unidad en AO con la siguiente refracción: ojo derecho (OD) +1.25, -0.25 a 165 y ojo izquierdo (OI) +1 esférico. Adición al cerca de +1,75 en AO. Pupilometría 2 – 4.6 mm en OD y 2.1 – 4.7 mm en OI, dominancia motora de OD y no dominancia sensorial claramente definida. La biomicroscopía, fondo de ojo y presión intraocular eran normales. Decidimos realizar cirugía implante de Inlay Raindrop (ReVision Optics) el el OD, a 150 micras de profundidad y sin ablación con láser excimer asociada. La queratectomia parcial es fundamental realizarla con láser femtosegundo, en nuestro caso Intralase FS. 4 meses tras la cirugía mantiene una agudeza visual con el OD de 0.9 a la visión lejana y J1+ a la visión próxima y una visión con el OI de 0.8 a la visión lejana y J5 a la visión próxima. Decidimos realizar el mismo procedimiento quirúrgico (implante de Inlay Raindrop) en el OI.

RESULTADOS

4 meses tras la segunda cirugía la paciente mantiene una agudeza visual de 0.9 a la visión lejana y J1+ a la visión próxima con cada ojo, y alcanza 1.2 a la visión lejana en binocular.

CONCLUSIONES

En el abordaje corneal como alternativa quirúrgica para compensar la presbicia el implante bilateral de este tipo de Inlay intracorneales sin un procedimiento ablativo asociado en pacientes hipermetropes bajos ha mostrado ser una solución eficaz a su defecto refractivo.

FINANCIACIÓN

Los autores declaran no tener interés económico en ninguno de los productos o técnicas descritos.

 

ALGORITMO PARA LA CORRECCIÓN DEL ERROR EN EL CÁLCULO DE LA POTENCIA QUERATOMÉTRICO EN PACIENTES CON CIRUGÍA REFRACTIVA MIÓPICA PREVIA
Camps Sanchis VJ1, Piñero Llorens DP1, Mateo Pérez V1, De Fez Saiz D1, Blanes Mompó F2, Alzamora Rodríguez A2.
1Universidad de Alicante, San Vicente Del Raspeig, 2Medimar International Hospital, Alicante.

OBJETIVOS

Estimar el error cometido en el cálculo de la potencia corneal en pacientes que han sufrido cirugía miópica previa cuando se utiliza un índice queratométrico (nk) y definir y validar clínicamente un algortimo que minimice estos errores.

MÉTODO

Se estudiaron desde un punto de vista teórico las diferencias en el cálculo de la potencia corneal cuando se utiliza un índice queratométrico nky cuando se calcula utilizando las ecuaciones de Gauss. En el cálculo de la potencia corneal queratométrico (Pk) tan solo se requiere del conocimiento del radio de la primera cara de la córnea (r1c), mientras que para el cálculos de la potencia corneal Gaussiana (PcGauss) es necesario conocer también el radio de la segunda cara de la córnea (r2c), lo cual hace que sea el método de cálculo más exacto en óptica paraxial.El estudio teórico se realizó teniendo en cuenta dos modelos de ojos teóricos, el de Gullstrand y el de Le Grand. Se analizó también cuál debería ser el valor del índice queratométrico exacto (nkexact) que igualaba el valor de Pk y PcGauss.Por otra parte, se desarrolló un modelo de cálculo para un índice queratométrico ajustado (nkadj) que solo dependía del radio de la primera cara de la córnea (r1c) y que minimizaba las diferencias. Este modelo fue validado clínicamente retrospectivamente utilizando 32 ojos (rango miopía de -1.00 a -6.00D) que habían sido sometidos a LASIK miópico utilizando un láser de estado sólido. Se evaluo el acuerdo entre el valor de la potencia corneal gaussiana (PcGauss) y la que se obtendría a partir del nkadj y que denominamos potencia queratométrica ajustada (Pkadj).

RESULTADOS

Teóricamente se obtuvieron sobreestimaciones de hasta 3.5 D si se utilizaba la potencia queratométrico (con nk=1.3375) en lugar de la potencia corneal gaussiana (PcGauss). Se encontró que los valores del índice queratométrico exacto (nkexact) podían variar entre 1.2984 y 1.3383, siendo el valor de nk=1.3375 válido en muy pocos casos. Los algoritmos que obtuvimos para el cálculo del nkadj fueron los siguientes: nkadj=-0.0064286r1c+1.37688 (Modelo de Gullstrand) y nkadj= -0.0063804r1c+1.37806 (Modelo de Le Grand). Utilizando estos algoritmos, las diferencias entre Pkadjy PcGauss no superaban las 0.7 D. Clínicamente se demostró que la media de las diferencias entre Pkadjy PcGauss fue de 0.00 D, con unos límites de acuerdo entre 0.45 y +0.46 D. Además, estas diferencias se correlacionaban de manera significativa con el radio de la cara posterior(r=-0.94, P<.01).

CONCLUSIÓN

El uso de un único índice queratométrico nk para el cálculo de la potencia corneal puede producir errores clínicamente significativos en pacientes que han sido sometidos a cirugía refractiva miópica. Estos errores pueden ser minimizados utilizando un índice queratométrico varable (nkadj) que sólo depende del valor del radio de la cara anterior de la córnea (r1c).

 

IMPLANTACIÓN SECUNDARIA DE LIO PREMIUM PARA COMPENSACIÓN DE DEFECTO REFRACTIVO RESIDUAL EN PACIENTE PSEUDOFÁQUICO
Donate López C, Donate López J, Narváez Peña M, Isla Paradelo L.
AMQ OFTALMOS, Madrid.

OBJETIVO

Caso clínico de paciente pseudofáquico con astigmatismo puro residual, corregido con LIO en sulcus ciliar en ambos ojos, sobre LIOs multifocales.

MÉTODOS

Caso clínico de paciente de 68 años pseudofáquico con LIOs multifocales en ambos ojos, que manifiesta disconfort con su agudeza visual desde la cirugía, el año previo, tanto en visión próxima como lejana. A la exploración presenta una agudeza visual espontánea de lejos 0.7/0.6 y 0.8 de cerca en ambos ojos. La refracción subjetiva es de 0-00-1.50 100o/ 0.00-1.50 90o con la que mejora hasta la unidad tanto en lejos como en cerca (monocular y binocular). Los valores topográficos son congruentes con estos datos.

Se plantea la corrección del defecto refractivo mediante la implantación de LIO tórica de fijación en sulcus ciliar en ambos ojos.
El cálculo de LIO tórica se realiza mediante hoja de datos propuesta por el fabricante, aportando valores queratométricos, longitud axial, profundidad de cámara anterior pseudofáquica, modelo de LIO capsular, refracción subjetiva postoperatoria estable y eje de la incisión.

RESULTADOS

La agudeza visual tras la implantación de LIO tórica de fijación en sulcus ciliar en ambos ojos, es 0.9/1.0 en visión lejana y 1.0/1.0 en visión próxima.
El subjetivo del paciente mejora, desapareciendo el disconfort previo manifestado, especialmente en visión lejana.

CONCLUSIONES

– Actualmente disponemos de la posibilidad de compensación de errores refractivos postquirúrgicos para pacientes pseudofáquicos mediante LIOs de fijación en sulcus.

– Su calidad óptica, la posibilidad de fabricación en cualquier potencia, y su fácil manejo, permiten obtener muy buenos resultados visuales, siendo una opción terapéutica de primera elección en estos pacientes.

 

EMPLEO PROFILÁCTICO DEL DICLOFENACO SÓDICO 0,1% EN EL CONTROL DEL DOLOR TRAS QUERATOMILEUSIS SUBEPITELIAL CON LASER (LASEK)
Garrido Linares J, Ramos Navarro JL.
Clínica Baviera. Instituto Oftalmológico Europeo, Málaga.

OBJETIVO

Valorar el efecto profiláctico de la aplicación tópica de diclofenaco sódico 0,1 % en el control del dolor postquirúrgico en pacientes tras queratomileusis subepitelial con láser (LASEK).

MÉTODO

360 ojos de 190 pacientes (115 mujeres y 75 hombres). Todos ellos intervenidos de miopía y astigmatismo mediante LASEK . Estudio randomizado en el que en un ojo se instiló una gota de diclofenaco sódico al 0,1% 2 horas previas a la cirugía y en el contralateral una gota de placebo. En el postoperatorio todos los ojos recibieron una gota de diclofenaco sódico 0,1% cada 6 horas 2 días. Los pacientes completaron un cuestionario para valorar la escala del dolor a las 24 horas y a las 72 horas tras la cirugía.

RESULTADOS

En las primeras 24 horas el dolor referido por los pacientes a los que se le administró el diclofenaco sódico 0,1 % 2 horas previas al tratamiento fue estadísticamente menor que en el grupo del placebo (P <0,05). No existen diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos a las 72 horas del tratamiento.

CONCLUSIONES

La administración de una gota de diclofenaco 0,1% 2 horas previas al LASEK reduce de forma estadísticamente significativa el dolor en las primeras 24 horas tras la cirugía.

FINANCIACIÓN

El autor no tiene ningún interés comercial en ningún material ni método empleado en el estudio.

 

IMPACTO DE LA MMC SOBRE EL ENDOTELIO CORNEAL EN LASEK TRAS 4 AÑOS DE SEGUIMIENTO
Garrido Linares J.
Clínica Baviera. Instituto Oftalmológico Europeo, Málaga.

PROPÓSITO

Valorar el efecto de la MMC sobre el endotelio corneal tras 4 años en pacientes sometidos a Queratomileusis Subepitelial con Láser (LASEK)

MÉTODO

Estudio prospectivo en 206 ojos de 110 pacientes de los cuales 65 son mujeres y 45 hombres. Todos los ojos fueron tratados de cirugía refractiva de superficie mediante técnica LASEK, con un láser excimer Technolas Z-100, entre los años 2008 y 2009, con un periodo mínimo de seguimiento de 4 años.
El equivalente esférico medio tratado fue de –4,77 ± 1,7 Dioptrías y la ablación media de 94 ± 27 micras.

Tras la ablación y previa a la reposición del epitelio se realizó una aplicación simple de MMC al 0,02 % durante un periodo de 15 segundos empleando una esponga de metilcelulosade de 8 mm de diámetro . Tras lavado con suero fisiológico y reposición del epitelio corneal se colocó una lente de contacto que fue retirada entre el 5o y 7o día.
Empleamos el microscopio especular endotelial TopconSP-3000 P , cogiendo como valor la media de tres contajes endoteliales previos a la cirugía y a los 4 años de la intervención. La densidad endotelial, el coeficiente de variación y el porcentaje de células hexagonales fueron comparados con el test no paramétrico de Mann Withney.

RESULTADOS

El contaje endotelial previo y post cirugía fue de 2653 ±673 céls/mm2 (rango de 1911 a 3010 céls/mm2) y 2797 ± 688 céls/mm2 (rango: 1642 a 3351 céls/mm2), respectivamente, no existiendo una diferencia estadísticamente significativa (P=0.66) . El coeficiente de variación previo y postcirugía fue de 0.31 ± 0.06 (rango: 0.20 a 0.45) y de 0.24 ± 0.04 (rango: 0.20 a 0.32), respectivamente . Esta diferencia tampoco fue estadísticamente significativa (P=0.06). El porcentaje de células hexagonales previo y postcirugía fue del 61% ± 5.8% (rango: 47% a 70%) y de 64% ± 6.7% (rango: 52% a 73%), respectivamente. La diferencia no fue estadísticamente significativa entre ambos grupos (P=0.12).

Ningún paciente desarrolló haze tras la cirugía.

CONCLUSIONES

La MMC es un agente ANTB, alquilante y antineplásico producido por la bacteria Streptomices Caespitosus, cuya toxicidad corneal ha sido demostrada en numerosos estudios. Si la exposición es mayor de 1 minuto provoca un retraso de la epitelización, así como una disminución en la población de queratinocitos del estroma y a nivel endotelial provocando la muerte de las células endoteliales.

A pesar de estos efectos indeseables, la MMC sigue siendo de gran utilidad en numerosos procesos, tales como la cirugía del pterigium, cirugía refractiva, trabeculectomias y en el control del penfigoide cicatricial.
En la cirugía refractiva la MMC se emplea en diversas ocasiones, tales como en la alta miopía, hipermetropía, cirugía refractiva previa: PRK, LASEK, QFR, complicaciones previas del lentículo, etc. ya que si se emplea de forma adecuada, el tiempo de epitelización es el mismo que cuando no se emplea MMC (4-5 días) y mediante el control de la cicatrización estromal previene la formación del Haze corneal, que es una de las complicaciones más temidas en la cirugía de superficie. Respecto a la toxicidad endotelial de la MMC en el LASEK, existen numerosos estudios al respecto.

Así en nuestro estudio no hemos hallado un daño estadísticamente significativo sobre las células endoteliales por parte de la MMC al 0,02 %, aunque además del daño directo que provoca la muerte por apoptosis tras la aplicación de la MMC, se ha demostrado que existe un daño en el ADN acumulado en las células endoteliales, que a corto plazo no provoca la muerte de dichas células, pero que si que podría ser la causa de una muerte celular a largo plazo, por lo que son necesarios estudios a mas largo plazo para valorar los efectos reales de la MMC sobre el endotelio corneal.

 

CIRUGÍA VITREORRETINIANA PREVIA: PAPEL DE LA CIRUGÍA REFRACTIVA “CURATIVA”
Hernández Anguiano G, Duch Mestres, F.
Instituto Catalán de la Retina, Barcelona.

De sobra conocido es el papel de la Cirugía Refractiva en el ámbito de la mejoría de la calidad de vida en nuestros pacientes sin patología oftálmica previa y sin intervenciones de vítreo y retina previas; pero existen ciertos pacientes que se han sometido a estas intervenciones por patología retiniana previa y, que acuden a nuestras consultas con una demanda de la Cirugía Refractiva, de claro ámbito terapéutico, debido a las altas anisometropías inducidas, diplopias e incomodidades surgidas.

En nuestra exposición presentaremos claros ejemplos tal y como un paciente de 55 años de edad, miope magno, que presenta como antecedentes la cirugía de desprendimiento de retina en ojo derecho en el año 99 intervenido en 2 ocasiones con cerclaje 360o ; presentando una lente en sulcus en dicho ojo y un graduación de -7.50 de miopía en ambos ojos. El paciente en la actualidad presenta una catarata cortical ++ en ojo adelfo (ojo izquierdo), planteándose el reto refractivo para ambos ojos. Se lleva a cabo para ello la cirugía en el ojo izquierdo de la catarata con target emetropía con una Acrysof MA50BM +9.00 (tres piezas) más implante de anillo de tensión capsular por miopía magna; llevando a cabo 15 días después la cirugía tipo Piggy-back con lente ICL ICL Tórica VTICMO 13.7 -9.5/+2.5/172o con Target -1.50 de equivalente esférico para favorecer la monovisión del paciente y por consiguiente su visión próxima. En la actualidad dicho paciente se encuentra con visiones de 0.9 binoculares y en J2 en visiones cercanas; con equivalente esférico de -1.75 en OD y de 0 en su OI.

El siguiente caso a exponer se trata de un paciente de 63 años de edad que cuenta como antecedentes de cirugía de catarata en OD en el 2008 con desprendimiento de retina a los 2 meses de la operación; realizándose Vitrectomía por 20 G con cerclaje en 360o. En la actualidad acude a nuestro servicio con una anisometropía de 165o-1.25 -5.50 en OD con una AVCC de 0.5 y en el OI 70o; -1,25; +0,75 con una AVCC 0.8 con una catarata cortical ++. En este caso nos planteamos una cirugía LASIK en OD con microqueratomo Hansatome para resolver la anisometropía y el disconfort al paciente y plantear una futura cirugía de cataratas en OI. En la actualidad dicho paciente presenta una AVSC de 0.5 en OD.

 

CRITERIOS DE EXCLUSIÓN BASADOS EN TOPOGRAFÍAS DE ELEVACIÓN Y SCHEIMPFLUG: UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL EN CIRUGÍA REFRACTIVA
Hernández Anguiano G, Duch Mestres F, Cancino RE.
Institut Català de Retina, Barcelona.

El objetivo de esta presentación oral será el desengranar casos complejos que se pueden plantear en el día a día de nuestra práctica diaria como cirujanos refractivos.
Para ello, como hilo conductor de la presentación se irá exponiendo cuatro presentaciones o casos tipo que pueden desempeñar un reto en la práctica clínica diaria en la consulta de cirugía refractiva mediante el estudio Topográfico de Elevación (Orbscan) y de tecnología Scheimpflug (Oculyzer) (no hay interés comercial en esta presentación).

Se presentará en primer lugar un cilindro en contra de la regla en OD y oblicuo con alteración de parámetros Belin- Ambrosio en una miopía media en la cual se desestimó la cirugía refractiva corneal refractiva, indicando una facorrefractiva a partir de los 50 años. Seguidamente se presentará el caso en el que todo es favorable para la realización de cirugía LASIK y FemtoLASIK por baja ametropía, paquimetrías de alto grosor, curvatura correcta y edad correcta con estabilidad refractiva en la que se presenta un Warpage inferior en ambos ojos. En contraposición de lo siguiente presentado en la que se mostrará el claro ejemplo de Warpage superior en ambos ojos con una graduación media de -5.50 de equivalente esférico con unas paquimetrías correctas, en la que se indicó una ICL Vs Facorrefractiva a partir de los 50 años. Como último bloque se presentará al paciente tipo de mediana edad, en la que existe una clara incongruencia entre el estudio topográfico comparando las dos plataformas, obteniendo una de ellas un estudio topográfico sin hallazgos significativos frente a lo encontrado en el estudio topográfico mediante plataforma Oculyzer en la que presenta parámetros alterados Belin-Ambrosio con un gradiente inferior claro.

Como conclusión, cabe comentar la gran importancia que adquiere el estudio topográfico en nuestra práctica clínica diaria para la correcta indicación quirúrgica de nuestros pacientes; en esta presentación se ha querido transmitir mediante un modo muy gráfico como hay casos en los que adquiere una especial relevancia dicho estudio; presentando cada caso una alteración muy distinta el uno del otro; aspecto importante a tener en cuenta en nuestro conocimiento a la hora de evaluar una Cirugía Refractiva.

(No hay interés comercial en esta presentación).

 

DISMINUCIÓN DE AGUDEZA VISUAL EN PACIENTE OPERADA DE LASIK QUE SUFRE TRAUMATISMO OCULAR CON CRECIMIENTO EPITELIAL CORNEAL: ¿HALLAZGO CASUAL O CONSECUENCIA?
Miraflores Gómez S1, Balado Vázquez P2, Baeza Autillo A1, García-Valcárcel B1, García Padilla LA1, Mariñas García L1, Vera Echevarría R1.
1Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, 2Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid.

OBJETIVOS

Realizar una revisión bibliográfica de la etiopatogenia del crecimiento epitelial corneal tras queratomileusis in situ asistida con láser (LASIK), a propósito de un caso clínico, con el objetivo de mejorar la comprensión de esta patología en aras de prevenir o tratar con mayor éxito esta complicación postquirúrgica.

MÉTODOS

Se presenta una mujer de 45 años, operada de LASIK hipermetrópico y astigmático en ambos ojos (AO) hace 10 años, cuyo motivo de consulta fue la disminución de agudeza visual progresiva en ojo derecho (OD), de varios meses de evolución, tras traumatismo contuso leve. En la anamnesis detallada, refiere un postoperatorio doloroso con varios episodios de úlceras corneales y un defecto refractivo final de +0.25D en AO. La autorrefractometría actual revela un defecto de +2.25D y -2.50D a 32o.

En la exploración oftalmológica presenta agudeza visual espontánea de 0.7 y corregida de 0.9 difícil en OD, con visión de la unidad en ojo izquierdo. En la biomicroscopía del OD se observa un crecimiento epitelial corneal en la interfase del flap a nivel nasal superior que alcanza el reborde pupilar, sin signos de dislocación del flap. La superficie corneal es fluoresceín negativa con el resto de polo anterior normal. En el fondo de ojo del OD se objetiva una lesión compatible con un desprendimiento del epitelio pigmentario de la retina (DEP) yuxtafoveal que se confirma tras la realización de una tomografía de coherencia óptica (OCT), encontrándose dentro de la normalidad el resto de la exploración. Dado el tiempo postcirugía LASIK con hallazgo casual del crecimiento epitelial, que no afecta a eje visual en la consulta inicial, así como la presencia de una lesión macular por el traumatismo, se decide actitud expectante. La paciente se encuentra estable clínicamente en revisiones por la sección de Córnea y de Retina de nuestro hospital.

RESULTADOS

La interfase entre flap y estroma corneal presenta un espacio virtual donde la acumulación celular y de fluido pueden dar lugar a numerosas complicaciones. El crecimiento epitelial tras LASIK tiene una incidencia variable según los distintos estudios (del 1%- 20%) y la frecuencia parece cambiar de cirujano a cirujano. Los factores de riesgo conocidos para el desarrollo de esta complicación incluyen antecedentes personales de erosiones corneales recurrentes, defectos epiteliales intraquirúrgicos, LASIK hipermetrópico con mayor frecuencia que la corrección miópica, reintervenciones de LASIK, inestabilidad del flap, distrofias de la membrana basal corneal, traumatismos con/sin dislocación del flap e historia de crecimiento epitelial en el ojo contralateral.

Actualmente en la literatura aparecen dos hipótesis etiopatogénicas. La primera de ellas, defiende que las células epiteliales son introducidas desde la periferia hacia la interfase del flap corneal, lo cual podría suceder en cualquier paso de la cirugía. Sin embargo, la más aceptada actualmente es la que sugiere que el crecimiento epitelial se debe a una invasión postoperatoria, con migración celular desde el borde del flap hacia el interior de la interfase. Esto se produciría al existir una alteración en la arquitectura del borde del flap que estribe en una pobre adherencia al lecho estromal, induciendo este proceso. Por otro lado, el crecimiento epitelial es fácilmente distinguible del resto de complicaciones en la exploración biomicroscópica. Clínicamente suele aparecer en los primeros tres meses postcirugía, y puede ser autolimitada o requerir reintervención para tratar el astigmatismo irregular y prevenir la lisis periférica del borde del colgajo.

CONCLUSIONES

Nos encontramos ante una paciente que, tras un traumatismo contuso en OD, presenta una disminución de la agudeza visual debido tanto a lesión macular como a un componente refractivo por un crecimiento epitelial en la interfase del flap. En nuestro caso, puede observarse cómo la etiología del crecimiento epitelial es multifactorial. Por un lado, la historia de un postoperatorio doloroso con defectos epiteliales nos habla a favor de factores que pudieran haber favorecido una alteración del borde del flap y que dieran lugar a la inducción de la migración celular de la superficie hacia la interfase. De este modo, al no producir defectos refractivos inicialmente, la paciente pudo haber presentado esta complicación previamente de forma asintomática. Por otro lado, el antecedente del traumatismo parece un factor determinante en la evolución, generando de forma aguda una distorsión del flap que, sin llegar a la dislocación, ha podido causar la reactivación del proceso con mayor evolución del defecto refractivo en pocos meses.

FINANCIACIÓN

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

 

NEUROPATÍA ÓPTICA POST LASIK: DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
Orive Bañuelos A1, Ortega Usobiaga J2, Llovet Osuna F2.
1Hospital Universitario de Cruces, Barakaldo, 2Clínica Baviera Bilbao, Bilbao.

INTRODUCCIÓN

En la literatura podemos encontrar numerosos casos de neuropatías ópticas isquémicas producidas después de la realización de procedimientos refractivos como el LASIK (laser in situ keratomileusis).
La elevación de la presión intraocular (PIO) durante la fase de succión y tallado del lentículo se ha relacionado ampliamente con una isquemia transitoria de la retina y del nervio óptico que, junto a un mecanismo de barotrauma con compresión de células ganglionares y de la lámina cribosa, puede producir secuelas en la capa de fibras del nervio óptico.

Estudios experimentales en animales sugieren que las cifras de PIO pueden elevarse incluso hasta los 360 mmHg.

CASO CLÍNICO

Presentamos el caso de una mujer de 52 años que acude a nuestra clínica con intención de corregir su hipermetropía por medio de un procedimiento quirúrgico.
A la exploración la paciente muestra una agudeza visual lejana (AVL) sin corrección de 0,3 en su ojo derecho (OD) y de 0,1 en su ojo izquierdo (OI). La refracción en su OD es de +2,00 y en su OI +2,25 -0,25 x 145, llegando a alcanzar una AVL en cada ojo de 0,8 cuando este error refractivo es corregido. Presenta unas queratometría media de 41,50 y 41,75 D, y una paquimetría de 533 y 542 micras respectivamente.

Se realiza un LASIK hipermetrópico sin incidencias. La AVL sin corrección postoperatoria del OD se incrementa hasta 0,8; no sucede los mismo en el OI, cuyo máximo alcanzado es de 0,3. La PIO es de 16 y 17 mmHg, respectivamente, y la refracción postquirúrgica inapreciable.
La paciente refiere dificultad para conducir pero se arregla bien para el resto de actividades. Se estudia la disminución de AVL del OI y, dado que las topografías y las tomografías de coherencia óptica (OCT) son normales, se le cita para ver evolución, considerando la posibilidad de neuropatía óptica secundaria a la succión de la cirugía.

La paciente no acude a las visitas sucesivas y vuelve dos años después con una AVL sin corrección en su OD de 0,3 y 0,2 en su OI. Refiere, además, visión borrosa central en AO y haber sido intervenida con éxito de una neoplasia de estómago el pasado año. Se vuelven a realizar estudios de OCT y topografía resultando normales pero además se realiza un campo visual (CV). El CV arroja un defecto centrocecal en AO por lo que la hipótesis de daño en el nervio óptico se vuelve a considerar. Tras un análisis de sangre se objetiva una falta de vitamina B12 que se asocia al déficit campimétrico y a una mala absorción debido a su proceso neoplásico. Se diagnostica una neuropatía óptica nutricional, administrando el suplemento vitamínico intramuscular de B12.

CONCLUSIONES

Los cirujanos refractivos deben de tener siempre en cuenta la posibilidad de una neuritis óptica anterior o retrobulbar después de un LASIK, bien producida por la elevación transitoria de la PIO en ciertas fases de la cirugía o bien por otras causas.
Una buena anamnesis y la realización de pruebas complementarias adecuadas pueden guiarnos hacia la resolución efectiva de casos como el que presentamos.

La neuropatía óptica es una rara manifestación del déficit de vitamina B12. Se presenta como una disminución de AVL progresiva, generalmente simétrica e indolora de meses o años de evolución. Procesos que favorecen la malabsorción como cirugía digestiva (principalmente la resección de íleon), patógenos como la solitaria, el alcoholismo, el hábito tabáquico y el veganismo se han visto implicados en el desarrollo de esta patología. Hipotetizamos con el hecho de que nuestra paciente tenía ya una malabsorción de vitamina B12 cuando acudió a nuestra clínica motivo por el cual la AVL postquirúrgica no fue lo satisfactoria que esperábamos. Tras la cirugía esta malabsorción se acentúo hasta tal punto de desarrollar una neuropatía óptica nutricional evidente.

Afortunadamente, las neuropatías ópticas producidas por déficits nutricionales son reversibles si existe una rápida suplementación y actuación del oftalmólogo.

 

CAMBIOS OBJETIVOS INDUCIDOS POR LA INSERCIÓN DE UNA LENTE DE CONTACTO TERAPÉUTICA EN EL POSTOPERATORIO INMEDIATO TRAS LASIK MIÓPICO
Parra Picó J1, Seguí Crespo MDM1, Pérez Cambrodí RJ2, Ruiz Fortes JP2, Artola Roig A2, Blanes Mompó FJ2.
1Universidad de Alicante, Alicante, 2Oftalmar. Hospital Internacional Medimar, Alicante.

OBJETIVOS

Valorar los parámetros objetivos obtenidos tras la adaptación de una lente de contacto terapéutica (LCT) de hidrogel de silicona tras cirugía LASIK en miopía y astigmatismo miópico. Para ello se valora la agudeza visual (AV) no corregida postoperatoria, el espesor corneal central (CCT) y los índices topográficos que caracterizan la anatomía la superficie anterior de la córnea. Se pretende valorar los cambios que inducen las LCT en estos pacientes frente a la decisión de no adaptarlas, ya que existe una evidencia limitada en la literatura científica sobre este particular.

MATERIALES Y MÉTODOS

Se realizó un ensayo clínico prospectivo comparativo y aleatorizado que incluyó un total de 51 ojos miopes consecutivos sometidos a cirugía LASIK en Oftalmar (Hospital Internacional Medimar. Alicante) con el láser de estado sólido Pulzar Z1 y el microqueratomo manual M2. En el grupo A (grupo experimental n=24), se adaptó la LCT en el post-operatorio inmediato y fue retirada 24 horas más tarde, mientras que en el grupo B (grupo control n=27) no se adaptó LCT. Los criterios de inclusión y exclusión fueron los clásicos de la cirugía LASIK. La LCT es de la marca Identity® (Mark Ennovy) fabricada con una hidrofilia del 71%, un coeficiente Dk de 60 y un módulo de elasticidad de 0.13. Todos los parámetros fueron medidos antes y después del procedimiento quirúrgico. En los pertenecientes al grupo experimental, se realizaron tras la retirada de la LCT. Éstos incluyeron AV mejor corregida prequirúrgica y sin compensación postquirúrgica. También se midió con topografía de Scheimpflug la asfericidad (Q), el índice de variación de superficie (ISV), el índice de asimetría vertical (IVA), el índice de asimetría en elevación (IHA), el índice de descentramiento por elevación (IHD) y el espesor corneal central (CCT). Los cambios se cuantificaron calculando las diferencias obtenidas en el preoperatorio y el postoperatorio para cada variable. Posteriormente, se compararon estas diferencias entre el grupo experimental y el grupo control. El modelo estadístico seguido se basó en el cálculo de la t Student para variables independientes. Se consideraron diferencias estadísticamente significativas cuando ρ-valor ≤ 0.05.

RESULTADOS

Los pacientes del grupo control presentaron mejores resultados en la mayoría de las variables estudiadas que los del grupo experimental. El descenso de la AV en el post-operatorio, fue significativamente mayor en el grupo experimental, aproximadamente de unas 2 líneas de AV menos que el grupo control (ρ=0.005). El valor medio de la asfericidad en el grupo experimental es significativamente mayor que en el grupo control (ρ=0.024). El ISV determinó que la desviación del radio corneal individual respecto al valor medio fue mayor en el grupo experimental (ρ=0.017) así como el IVA, donde el radio corneal mostró mayor asimetría con el meridiano horizontal (ρ=0.031). En cuanto al IHA y el IHD no se encontraron diferencias significativas entre grupos (ρ > 0.05). También se encontraron diferencias significativas en los resultados de las CCT (ρ > 0.011), siendo mayores los valores post-operatorios en el grupo experimental. No se produjo ninguna complicación relacionada con la estabilidad o integridad del lentículo corneal en ningún paciente.

CONCLUSIONES

La adaptación de LCT tras LASIK provoca alteraciones funcionales en la visión y cambios estructurales en la córnea. El porte de la lente durante el postoperatorio inmediato induce un aumento del CCT compatible con un edema que pudiera ser la causa de la disminución de la AV. Además, la compresión mecánica que ejerce la lente sobre la córnea puede ser la causa de variaciones anatómicas de la superficie ocular, que, aunque no generan complicaciones, tampoco aportan ningún beneficio evidente. Futuros estudios deben realizar una valoración subjetiva del porte de la lente por parte de estos pacientes. Se necesitan más estudios sobre este tema para poder obtener conclusiones más contundentes y para obtener una metodología común en todos ellos, así como estudiar el tema con otros problemas refractivos tales como la hipermetropía y el astigmatismo hipermetrópico.

FINANCIACIÓN

No recibe financiación ni existen conflictos de interés.

 

IMPORTANCIA DE LA LIMPIEZA PALPEBRAL COMO PREPARACIÓN PREVIA DEL PACIENTE DE CIRUGÍA DE CATARATAS
Peral Cerda MA.
Facultad Óptica Optometría -UCM-, Madrid.

OBJETIVO

El cultivo de muestras conjuntivales y palpebrales para identificar los perfiles microbianos de ambas zonas y evidenciar que la mayor carga bacteriana se localiza a nivel palpebral, mostrando la importancia que debería tener la higiene de esta zona en la prevención de endoftalmitis posquirúrgicas.

MÉTODOS

El trabajo se han llevado a cabo en el marco de un estudio clínico intervencional prospectivo de fase IV, donde se incluyeron 47 sujetos, de ambos sexos, y edades comprendidas entre 45-85 años. En la visitas de inclusión (D0) se tomaron muestras de la superficie palpebral y del saco conjuntival de cada uno de ellos. Las muestras se cultivaron durante 48 horas a 37oC en medios de cultivo específicos. Se identificaron las colonias crecidas y se determinó el área de crecimiento microbiano en las placas.

RESULTADOS

El análisis microbiológico de las muestras obtenidas en las zonas conjuntival y palpebral en D0, mostró áreas de crecimiento en las placas mayores en el caso de los párpados (17.98%) que en la conjuntiva (1.36%) identificándose más frecuentemente en ambas localizaciones S. epidermidis (94.7% y 54.26% de las placas de muestras palpebrales y conjuntivales respectivamente) y Corynebacterium spp (32.98% y 38.29%): En menor porcentaje se identificaron S. aureus, Micrococcus spp. y Bacillus spp. (6.38% y 5.32%; 8.51% y 1.06%; 1.06% y 0% respectivamente).

CONCLUSIÓN

El estudio del perfil y carga microbiana de conjuntiva y párpados, demuestra que la mayor carga microbiana se encuentra a nivel palpebral y que principalmente encontramos una población de bacterias tipo Gram (+), más concretamente estafilococos coagulasa (–) como es el S. epidermidis. Estos microorganismos son los responsables del mayor porcentaje de infecciones intraoculares identificadas. El hecho que este tipo de microorganismo se localice principalmente en los párpados muestra la gran relevancia que debería tener la higiene palpebral como procedimiento a incluir en la preparación pre-quirúrgica del paciente que va a ser sometido a una intervención de cataratas u otra cirugía de tipo ocular.

FINANCIACIÓN

La realización de este estudio ha sido posible gracias a la colaboración de Laboratorios Thea SA.

 

ANÁLISIS REFRACTIVO VECTORIAL PARA EL TRATAMIENTO DE UN PATRÓN MIÓPICO DESCENTRADO TRAS PRK
Pérez Cambrodí RJ, Piñero Llorens DP, Ruiz Fortes JP, Soto Negro R, Blanes Mompó FJ.
Oftalmar. Hospital Internacional Medimar, Alicante.

INTRODUCCIÓN

Las técnicas fotoablativas utilizan la luz pulsada del láser para proporcionar a la córnea una forma predeterminada con el objeto de obtener la emetropía. Es primordial obtener un centrado óptimo con tal de que el haz de luz láser pueda actuar correctamente en los puntos de interés. Los patrones de ablación descentrados derivan en una significativa pérdida de agudeza visual mejor corregida debido a la inducción de un astigmatismo irregular, lo que también causa halos, glare, dificultad en la visión nocturna, distorsión e incluso en algunos casos diplopía. Un patrón ablativo descentrado induce una gran cantidad de aberraciones de alto orden (HOAs), que repercuten en la agudeza visual (AV) de los pacientes y en la calidad óptica de la imagen. El tratamiento personalizado guiado por frente de onda se utiliza para disminuir el grado de HOAs, sin embargo cuando éstas son consecuencia de un perfil descentrado pueden ser más eficaces los tratamientos guiados por topografía. Ante un patrón topográfico descentrado pueden plantearse diversas soluciones. Retratamientos quirúrgicos serán viables siempre y cuando se mantenga la integridad estructural, especialmente el lecho estromal de seguridad. Si esto no sucede, la opción terapéutica pasa por la adaptación de lentes de contacto rígidas permeables al gas, semiesclerales o híbridas.

PRESENTACIÓN DEL CASO

Mujer de 26 años que acude a nuestro centro para ser intervenida de cirugía refractiva. La refracción era de OD. -5.5 D y en OI. -4 -0.75 x 70 o y una agudeza visual con la mejor corrección (BCVA) de 1.2 en ambos ojos. La pupilometría mesópica reveló un tamaño pupilar de 5.5 mm en ambos ojos, y en cuanto al estado binocular se detectó una leve exoforia básica. La profundidad de la cámara anterior (ACD) fue de OD 3.8 mm y OI 3.88 mm, la longitud axial medida con IOL Master® OD 25.41 mm y OI 25.04 mm y la paquimetría con la cámara Pentacam® proporcionó unos valores de OD. 519μ y OI. 511μ. Se realizó una aberrometría preoperatoria de trazado de rayos ITrace®. Se intervino a la paciente con la técnica PRK. El primer mes, se obtuvo en el OD una agudeza visual sin corrección (UCVA) de 0,4 y una refracción subjetiva de +1 -0.5 x135o. La topografía corneal permitió objetivar una ablación realizada que se correspondía con un patrón descentrado. La UCVA en OI fue de 1.2 y refracción neutra. 10 meses más tarde la agudeza visual sin corrección (UCVA) era de OD. 0.7 y la refracción subjetiva OD. +1.25 x 90o con BCVA (AV mejor corregida) de 0.9. La paciente refería síntomas severos de deslumbramiento y halos nocturnos en OD. La aberrometría ITrace mostró altos valores de aberración comática, debido al patrón irregular y descentrado de la ablación. Parte de esta aberración esférica inducida por la cirugía se transforma en coma en un sistema descentrado.

DIAGNÓSTICO

Pérdida visual en OD secundaria a un patrón ablativo miópico descentrado.

TRATAMIENTO

Se decidió como mejor opción quirúrgica una nueva PRK guiada por topografía. La refracción planificada fue neutra ya que el análisis vectorial demostró que la refracción subjetiva no era primaria sino consecuencia de la ablación descentrada. Del mapa comparativo con topografía Pentacam se obtiene por sustracción la ablación realizada por el láser. Para evaluar los cambios producidos en la cornea y el astigmatismo inducido, se trabajó con el método de análisis vectorial de Alpins, donde se promedian desviaciones del eje, se determina el ángulo y el índice de corrección, el ángulo y la magnitud de error, el coeficiente de ajuste y el índice de éxito a través de los siguientes conceptos:

TIA: vector que define la modificación prevista en el cilindro para cada tratamiento.

SIA: vector que define el cambio real alcanzado.
Diferencia vectorial: El cambio adicional astigmático requerido para alcanzar el objetivo pretendido por la cirugía inicial. Evolución: A la semana de realizar la cirugía de retoque en el OD, UCVA fue de 0.9, mientras que la refracción subjetiva fue neutra. La topografía mostraba un patrón centrado, y la paciente refirió una significativa mejora subjetiva de su calidad visual. En cuanto a la aberrometría postoperatoria, para un diámetro de pupila de 6 mm, la aberración comática se modificó desde 1.134 μ preoperatoriamente hasta 0.597 μ tras la cirugía, mientras que la aberración esférica prácticamente no sufrió cambios y varió desde +0.267 μ hasta +0.219 μ.

CONCLUSIONES

Un paciente con una ablación descentrada presentará un desajuste en el patrón de ablación objetivado en la topografía corneal y un elevado grado de HOAs. Principalmente se verá incrementada la aberración comática, debido a la gran diferencia inducida en el mapa de elevación. También se objetivará una alteración significativa de la PSF. La

autorrefracción proporciona valores cilíndricos muy diferentes de los obtenidos con la refracción subjetiva . La visión se reduce inmediatamente después de la cirugía, con pequeño margen de mejora.
El análisis vectorial es útil en los casos donde existe discrepancia entre el astigmatismo corneal y el refractivo. Este análisis permite conocer y planificar la mejor opción de tratamiento.

INTERÉS FINANCIERO
Ninguno de los autores tiene interés financiero o industrial alguno en los productos mencionados ni ha recibido remuneración de alguna compañía mencionada.

 

ANÁLISIS DE CALIDAD ÓPTICA SIN LC Y CON LC CUSTOMIZADA, TRAS QUERATOTOMÍA RADIAL Y PSEUDOFAQUIA MULTIFOCAL
Pérez Izquierdo R, Sánchez-Beato A, Poyales Galán F.
Instituto de Oftalmología Avanzada, Madrid.

HISTORIA CLÍNICA

Mujer de 54 años operada de queratotomía radial hace aproximadamente 24 años de unas 4.00 D; acude a la consulta remitida por la óptica para control de miopía regresiva y PIO elevada.

CASO CLÍNICO

Rx actual es OD -11.50D AV 0.7; OI -9.50 -0.50 a 95o AV 0.7; sin mejorar con agujero estenopeico en ambos ojos.
En polo anterior encontramos en la córnea cicatrices de queratotomía radial y esclerosis N3 y subcapsular posterior en AO. Se aconseja a la paciente esperar a que evolucione un poco más la catarata y someterse a cirugía.
2 años después, la paciente acude a consulta a revisión anual y nos cuenta que ha sido intervenida de cataratas con LIO MF en AO y capsulotomía en OI. La sensación con OI no es muy buena, ve las luces raras y con mucha sombra. Le prescribieron gafa con astigmatismo pero no le soluciona su incomodidad visual.
AV sc OD 0.6 OI 0.3; cerca binocular 0,8 guiñando.
La refracción en OD es 0.00, con una AV 0.6, sin mejorar con agujero estenopeico. En OI tiene un astigmatismo de -2,00 a 105o con AV 0.7. Requiere una adición de +1.50.
Tras la prescripción de ésta refracción la paciente vuelve y nos comenta que sigue con molestias en OI, con sensación de ver mucho brillo y una imagen encima de otra tanto en binocular como en monocular con OI.
Se le propone a la paciente la adaptación de lente de contacto en OI para evitar ciertas aberraciones y mejorar tanto la calidad como la cantidad de visión.

RESULTADOS

La primera opción para elegir una lente de contacto, seleccionamos una lente especial para post-cirugía Rose k2 PG de radio 7.80 y potencia -3,25. Tras las adaptación correcta se midió el OSI (Objective Scattering Index) y la MTF (Modulation Transfer Function) con el Optical Quality Analisis System (OQAS) tanto con lente de contacto como sin ella. Los valores obtenidos sin la lente fueron de OSI 9.7 y MTF 8.976 mientras que con la lente de contacto los valores mejoraban hasta situarse en OSI 5.4 y MTF 13.231. La AV con la lente de contacto también mejoró sensiblemente hasta valores de 0.8.

CONCLUSIÓN

Tanto por las impresiones como por los datos obtenidos, podemos afirmar que la adaptación de una lente de contacto especial en pacientes con una calidad óptica pésima, es una buena solución.

 

CAMBIOS REFRACTIVOS OCASIONADOS POR LA OPACIFICACIÓN DE LA CÁPSULA POSTERIOR (OCP) DEL CRISTALINO. CASO CLÍNICO
Ruiz Colecha J, García García Á, Campello Lluch J, Belda Sanchis JI, Ortega L.
Hospital De Torrevieja, Torrevieja.

OBJETIVO

Mostrar a partir de un caso clínico, los cambios refractivos que pueden ocurrir como consecuencia de la progresión en la opacificación de la cápsula posterior del cristalino tras cirugía de catarata e implante de lente intraocular.

MÉTODO

Caso clínico en el que mostramos los cambios refractivos progresivos a lo largo del tiempo como consecuencia de la OCP del cristalino de forma asimétrica en un paciente intervenido de catarata más implante de lente intraocular hidrofílica seis años antes. En este caso se observó un aumento del valor del cilindro principalmente así como de la esfera hacia valores más positivos.

RESULTADO

Tras la realización de una capsulotomía con láser nd-yag, volvimos a obtener un error refractivo similar al existente antes de la OCP, mostrando la estabilidad del estado corneal en la topografía.

CONCLUSIONES

La OCP puede inducir cambios en la refracción del paciente sin tener que acompañarse de un deterioro de la agudeza visual (AV) de forma significativa. En este caso, el cambio más manifiesto ha sido en relación al cilindro, probablemente por la asimetría vertical de la OCP o a un posible tilt o desplazamiento inducido por el crecimiento epitelial intracapsular inferior. Ante cambios refractivos a medio-largo plazo tras una intervención de catarata, incluso con AV buena, es recomendable fijarnos bien en el estado capsular bajo midriasis para valorar de forma óptima el requerimiento de indicación de una capsulotomía posterior, antes de hacer una prescripción de corrección óptica inadecuada.

FINANCIACIÓN

Ninguno de los autores tiene ningún interés financiero en referencia a la presentación expuesta o sus contenidos.

 

PUPILA DILATADA FIJA TRAS IMPLANTE DE UNA LENTE FÁQUICA DE CÁMARA POSTERIOR
Ruiz Fortes JP, Pérez Cambrodí RJ, Piñero Llorens DP, Blanes Mompó FJ, Soto Negro R.
Oftalmar. Hospital Internacional Medimar, Alicante.

INTRODUCCIÓN

El síndrome de Urrets-Zavalia (UZS) es una complicación infrecuente tras un procedimiento quirúrgico intraocular caracterizado por midriasis fija irreversible como consecuencia de un súbito aumento de la presión intraocular (PIO) que ocasiona isquemia y atrofia secundaria del iris. Recibe varias denominaciones en la literatura médica, síndrome de contacto periférico córnea-iris, pupila dilatada fija o inmóvil, isquemia de iris, midriasis irreversible.

CASO CLÍNICO

Se presenta un caso de pupila dilatada fija tras el implante de una lente intraocular fáquica de cámara posterior(PC-PIOL) modelo PRL® en un ojo con miopía elevada. La IOL tiene un diseño esférico bicóncavo.
Mujer de 27 años con miopía moderada bilateral que quiere ser intervenida de su defecto refractivo. Anteriormente fue usuaria de lentes de contacto hidrofílicas tóricas que abandonó por intolerancia. Fue intervenida de cirugía de estrabismo a la edad de 6 años. No refiere antecedentes de patologías familiares o sistémicas. No toma medicación alguna ni refiere alergias conocidas a fármacos. Las pupilas medidas con el pupilómetro Colvard eran iguales (diámetro 6.5 mm) y normo- reactivas tanto a la luz como a la acomodación. El espesor central corneal (CCT), medido con Pentacam fue de OD 526 μ y OI 521 μ. La longitud axial medida con IOL Master, resultaron en valores de OD 27.52 mm y OI 25.58 mm. La profundidad de la cámara anterior (ACD) fue de 3.42 mm y la distancia blanco-blanco (WTW) fue de 12 mm en ambos ojos. La paciente se sometió a una completa exploración oftalmológica. Las agudezas visuales (AV) (escala decimal) con la mejor corrección (BCVA) fueron en OD 0.6 para una refracción subjetiva de -12.50 -0.75 x 45o y OI 1.0 con una refracción subjetiva de -7.50 -1 x 85o. Se determinó una leve ambliopía en OD confirmada por la presencia de una desviación vertical disociada (DVD) secundaria a una exotropía infantil constante, tratada quirúrgicamente a la edad de seis años. Se evaluó el nivel de supresión del OD con el test de las 4 luces de Worth. La exploración del segmento anterior revela un ángulo camerular abierto (grado IV) y total transparencia de los medios refringentes. La PIO medida con tonometría Goldman fue de OD 10 mmHg y OI 11 mmHg. El fondo de ojo presentaba una moderada coroidosis peripapilar y ausencia de lesiones predisponentes a desprendimiento de retina. Una semana antes de la cirugía, se realizaron dos iridotomías profilácticas. Las lentes tenían potencias OD -10.50 D y OI -7.00 D y fueron implantadas normalmente bajo anestesia peribulbar. Pocas horas después, la paciente experimentó mareos, ansiedad y dolor agudo en el OI, pero no asistió al servició de urgencias hasta el día siguiente. En este momento, la PIO era de 65 mmHg y la pupila se encontraba dilatada y fija, sin respuesta al tratamiento con mióticos (signos compatibles con el síndrome de Urrets-Zavalia). Además se evidenció un edema epitelial corneal con lámpara de hendidura. Fue tratada de forma inmediata con agentes hipotensores y descompresión mecánica de la cámara anterior. La PIO se regularizó pero la midriasis no remitió. La tomografía de coherencia óptica del segmento anterior (AS-OCT) muestra un correcto posicionamiento anatómico de la lente. Se le diagnosticó un ataque de glaucoma agudo con bloqueo pupilar secundario. El manejo se realizó tratando de inmediato mediante descompresión local cerca de la incisión principal consiguiendo reducir la PIO hasta 20 mmHg. Además se prescribió una combinación de antihipertensivos tópicos dos veces al día. Un día después la PIO era de 23 mmHg, y las pupilas se mantenían fijas y dilatadas (8 mm). Se mantuvo el tratamiento hipotensorhasta conseguir una PIO de 13 mmHg. Se redujola midriasis iatrogénica a un diámetro pupilar de 6.50 mmy se suspendió el tratamiento con hipotensores tópicos. En las posteriores revisiones se observó que a pesar del buen resultado refractivo, permanecía sintomatología de halos, deslumbramiento y distorsión, especialmente en visión nocturna y en visión próxima. La aberrometría mostró valores elevados de coma y aberración esférica en comparación con el ojo contralateral y en la función de extensión del punto (PSF), no solo atribuibles a la diferencia de tamaño pupilar. La AS-OCT mostró una lente bien centrada y con un vault central y periférico correcto. El resultado refractivo fue plano en OI, sin embargo la paciente refería halos y distorsión en la conducción nocturna. Tras descartar la realización de pupiloplastia, se decidió adaptar una lente de contacto terapéutica-cosmética. Tras 4 años, la situación permanece estable.

CONCLUSIONES

La inducción de una fuerte midriasis intraoperatoria puede llegar a producir un contacto del iris con la córnea, provocando sinequias anteriores, y por tanto, un glaucoma secundario. La mayoría de complicaciones asociadas a la PRL son debidas a la dinámica de la propia lente y/o a la fragilidad de la estructura zonular. La estabilización de la PRL sobre la zónula puede causar un debilitamiento progresivo de la estructura, especialmente frágil en los casos con altos grados de miopía como consecuencia del alargamiento de las fibras zonulares tras la elongación del globo ocular. En este caso particular, la condición clínica observada y compatible con el UZS fue atribuida a la elevación de la PIO secundaria a la retención de material viscoelástico durante el post-operatorio inmediato. Esta situación, derivó en un bloqueo angular, promoviendo potencialmente una isquemia de los vasos de la raíz del iris y en consecuencia, la parálisis permanente del esfínter del iris. El reconocimiento temprano de este síndrome y un control exhaustivo de la PIO durante el primer día después de la cirugía puede prevenir o minimizar su desarrollo y consecuencias.

 

INCISIONES ARCUATAS MANUALES CALIBRADAS CON TOMOGRAFÍA DE COHERENCIA ÓPTICA (VISANTE – OMNITM) EN EL MANEJO DEL ASTIGMATISMO POSTOPERATORIO DE QUERATOPLASTIA PENETRANTE
Ruiz Morandé JC1, Rodríguez Ausin P2, Santamaría García L3, Antolín García D2, Ladiñan Pereira JJ1, Hita Antón C2, Miguez García C2.
1Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, 2Hospital Universitario de Torrejón, Torrejón de Ardoz, 3Hospital Universitario de Torrejón, Torrejón de Ardoz.

OBJETIVOS

Describir los resultados anatómicos y funcionales de dos pacientes intervenidos con incisiones arcuatas manuales, que presentaban astigmatismo irregular post queratoplastia.

MÉTODOS

Se presentan dos pacientes intervenidos de queratoplastia penetrante años antes con diagnóstico previo de traumatismo y queratitis herpética respectivamente, que presentaban áreas de leucoma y adelgazamiento corneal limitando la AV corregida con indicación inicial de reinjerto corneal. Se obtuvieron lecturas de autorrefractómetro, agudeza visual corregida, topogragía y mapa paquimétrico medido con OCT previos a la cirugía. El astigmatismo topográfico inicial era de +6,30x159o con Q de -0,38 en la primera paciente y de +9,60x117o con Q de -0,89 en el segundo. Se realizó una incisión arcuata en el área más incurvada a nivel de la cicatriz previa, guida por topografía y de profundidad de 80% de la media en el área a tratar medido por OCT.

RESULTADOS

En la primera paciente se obtuvo un disminución inicial del astigmatismo corneal de 3,75 Dp que tras 9 meses regresó parcialmente. Se logró una mejoría de 3 líneas en MAVCC, llegando a 0,8 con -1,25 -4,75x70o en gafas. En el segundo paciente se logró pasar de una visión de cuenta dedos a 0,23 sin corrección, el astigmatismo se redujo en 5 Dp inicialmente. Se pudo adaptar LdC y la MAVCC llegó a 0,5 con 0 – 7x30o. No observamos complicaciones derivadas de la cirugía ni rechazo corneal posterior.

CONCLUSIONES

Las incisiones arcuatas relajantes constituyen una alternativa al reinjerto en el manejo del astigmatismo post queratoplastia, pudiendo reducir la magnitud e irregularidad y obtener un aumento en MAVCC y SC, aunque los resultados pueden ser variables y poco predecibles. El mapa paquimétrico obtenido con OCT aporta seguridad al procedimiento.

FINANCIACIÓN

Los autores declaran no tener interés económico.

 

DIFRACTIVAS, ESTRABISMO Y DESCENTRAMIENTO: ¿MONOVISIÓN O RECENTRADO?
Ruiz Rizaldos AI, Ortega-Usobiaga J, Baviera Sabater J.
Clínica Baviera, Zaragoza / Huesca.

OBJETIVO

Valorar si la monovisión podría ser una solución para el paciente descontento con sus lentes multifocales. Determinar el momento en el que se hace necesaria una nueva intervención para recentramiento de la lente implantada.

MÉTODOS

Presentamos el caso de un paciente varón de 45 años que acude en el año 2012 para solucionar su defecto refractivo y su presbicia. Como antecedentes personales de interés manifiesta cirugía de estrabismo a los dos años de edad y tratamiento de ambliopía mediante oclusiones en su infancia.
En la exploración oftalmológica se objetiva agudeza visual corregida en ojo derecho (AVCOD) de 0.85 con +5.5 -1.5*180 y en ojo izquierdo (AVCOI) de 0.8 con +4.75 -1.25 a 164. Sin corrección: AVOD: 0.1 y AVOI: 0.4. Exploración motilidad ocular extrínseca (MOE): endotropia +15o alternante dominando el OD y que se corrige parcialmente con corrección. Todas las pruebas pertinentes dan como resultado ausencia de patología por lo que se le indica al paciente lensectomía refractiva ambos ojos (AO).

Se implanta en OD lente intraocular ( LIO) difractiva apodizada con adicción de + 3 de 29 dioptrías (D) y en OI LIO difractiva apodizada con adicción de +2.5 de 27D. Las cirugías transcurren sin complicaciones.

RESULTADOS

A los tres meses se objetiva AV sin corrección de 0.45 en OD y de 0.7 en OI. Con corrección AV de OD: +0.75 -1.75 a 170:0.8 y de OI: +1.5 -1.5 a 174: 0.95. La dilatación pupilar pone de manifiesto desplazamiento superotemporal de la lente del OD causada probablemente por fusión de ambas cápsulas a nivel nasal, tras rexis demasiado grande; lo que induce un movimiento de la óptica hacia temporal.

El paciente refiere que con la corrección se encuentra muy cómodo por lo que se le indica LASIK de AO.
A los tres meses del tratamiento refractivo el paciente refiere su insatisfacción. No ve bien de cerca ni a distancias intermedias. En la exploración se aprecia AVOD sin corrección de 0,75 y de la unidad en OI. En OD la AV mejora a la unidad con + 0,5 -1 a 177o.El mismo paciente se hace pruebas con lentes de contacto, y decide que si se induce una monovisión colocándose una lentilla de +2.25D en OD la visión de cerca e intermedia que obtiene es óptima. Demanda reLASIK OD para monovisión. Sin embargo se le explica que en principio sería más adecuado recentrado de la lente del OD. Tras el mismo, el paciente manifiesta mejoría notable por lo que renuncia a reLASIK de su OD.

CONCLUSIONES

Es conocida la dependencia de centrado y función pupilar que tienen algunas lentes difractivas para su buen funcionamiento. En el caso que se comenta se incluyen tres factores a tener en cuenta: estrabismo, lente difractiva apodizada muy dependiente de centrado y desplazamiento físico de la misma.
El primero probablemente iba asociado a un déficit de estereopsis; aunque no se exploró este parámetro, el paciente había comentado que le habían mantenido en situación de monovisión con lentes de contacto en una óptica y que no quería ese resultado tras su intervención.

Las cirugías transcurrieron sin complicaciones pero actualmente las lentes premium son más exigentes en cuanto a tamaño y centrado de la rexis, uno de los motivos por los que el láser de femtosegundo va adquiriendo mayor protagonismo en este tipo de cirugías.
La manipulación de una lente implantada conlleva un alto riesgo de desgarros de la cápsula posterior y vitreorragia por lo que la decisión de recentrado, extracción o cualquier manipulación ha de hacerse lo antes posible.

FINANCIACIÓN

Ninguno de los autores tiene interés económico en la difusión de este caso ni en ninguno de los recursos empleados en el mismo.

 

EN BUSCA DE LA EMETROPÍA EN UN PACIENTE CON QUERATOCONO
Valero Marcos A1, Fernández Pérez J2, Jiménez Velázquez JA2, Martínez Peña FJ2, Pérez Morales MJ3.
1Hospital Ithas Virgen Del Marj, Almería, 2Hospital Vithas Virgen Del Mar, Almería, 3Complejo Hospitalario Torrecardenas, Almería.

INTRODUCCIÓN

El queratocono es una degeneración corneal donde no existe un marcado carácter hereditario. La asociación con patologías del tipo como conjuntivitis alérgicas, atopia, etc. donde existe una marcada tendencia del paciente al frotamiento crónico de los ojos, parece estar detrás del agravamiento de este cuadro. En la actualidad, la topografía corneal, ha hecho que se pueda diagnosticar en unos estadios más precoces. Éste hecho, junto con el surgimiento de nuevos tratamientos para su control (anillos intracorneales, cross-linking), han hecho que estemos ante la época más esperanzadora para todos los pacientes que sufren esta patología.

CASO CLÍNICO

Acude a consulta para valoración de mejora de agudeza visual y posibilidad de cirugía refractiva una paciente de 52 años. Comenta ambliopía del ojo derecho (OD). A la exploración la agudeza visual mejor corregida era de 0,2 en OD y 0,9 en el ojo izquierdo (OI). Bajo lámpara de hendidura el OD mostraba un adelgazamiento corneal temporal inferior. Se realiza topografía que muestra un queratocono grado III y una aberración comática elevada en OD siendo normal OI. Se propone adaptación de lente de contacto escleral para valorar ganancia visual probable al mejorar aberraciones en OD, llegando a 0,8 a visión.

Dada la mejora visual, descartando ambliopía profunda, se indica implante de segmento intraestromal de tipo Keraring a 6mm, de 150o de arco y 250 micras.
Tras la cirugía del OD conseguimos una agudeza visual mejor corregida de 0,7 con una reducción considerable de las aberraciones y del astigmatismo corneal.

La paciente seguía insistiendo en realizarse cirugía refractiva, así que tras 8 meses estable topográficamente se indica cirugía de cristalino transparente con lente monofocal tórica en ambos ojos (AO), con resultado de 0,9 lejos AO. Se le receta una gafa para cerca.

CONCLUSIONES

El diagnóstico correcto e implantación de anillo intraestromal proporciona no solo la estabilidad del queratocono sino también un buen resultado refractivo.
Comprobar la visión con una lente de contacto rígida gas permeable puede ayudarnos a descartar una ambliopía.
La combinación con una cirugía refractiva intraocular es una opción que se debe estudiar en algunos casos.